Por Vicente Quijada
7 mayo, 2018

Como ya es costumbre, el duelo entre Barcelona y Real Madrid estuvo cargado de polémicas. A pesar de que no había nada -más allá del honor y el invicto culé- en juego, el juez se vio sobrepasado por la fricción entre los equipos y el capitán madridista acusó a Lio de inclinar la balanza a su favor tras el entretiempo.

Antes de que Barcelona y Real Madrid salieron al césped del Camp Nou no había nada en juego. Los culés habían ratificado su título liguero la jornada anterior, y sólo mantener el invicto asomaba como motivación deportiva. Al frente, un elenco merengue que no quería lesiones de cara a la final de Champions.

Pero eso quedó en el papel. Una vez allí, y más con el pasillo que nunca llegó de parte del Madrid, los ánimos se encendieron y saltó a la vista lo obvio: un Clásico siempre es un Clásico.

AFP

Y como suele serlo, estaría cargado de polémicas, en especial considerando que a Hernández Hernández, juez del cotejo, el partido le quedó grande. Ya con el 1-1 en el marcador, tras los tantos de Suárez y Ronaldo, el encuentro se calentó más de la cuenta y los jugadores empezaron a pegarse. Primero Messi le cae con todo al tobillo de Ramos y amarilla para el argentino. Minutos más tarde, Bale se toma revancha y le clava los toperoles a Umtiti. Era roja, pero el colegiado prefiere no sacar tarjeta alguna. 

Un minuto más tarde, con la batalla ya iniciada, Marcelo forcejea con Sergi Roberto y el lateral, quien compra la provocación, responde con un golpe de puño al brasileño. Sería la primera -y única- expulsión del partido. Segundos después se acaba el primer tiempo y los culés van en busca del árbitro.

Según la prensa y jugadores del Madrid, los blaugrana acorralaron al juez en el túnel camino al vestuario y Messi, uno de los más iracundos, lo espetó agresivamente. “¡Te cagás, te cagás, siempre estáis igual. Hemos ganado la Liga y ya está, no hace falta que les regales el partido. Esto es una puta mierda!”, habría gritado el “10”.

EFE

“Sí, le ha metido un poco de presión al árbitro, no sé si habrá cámaras o no, pero la imagen está ahí. No sé si eso habrá hecho que en la segunda parte ciertas jugadas las haya pitado de alguna que otra manera, pero sí que es cierto que en el descanso hubo lío”, se manifestó Ramos después del duelo, que acabó con un 2-2 en el marcador. Para el madridista, eso sí, el encuentro se desbalanceó en el segundo lapso debido a la insistencia de los locales, en una práctica que el central considera que “no es fútbol”, y que por la misma razón no es relevante para ellos. 

Las palabras del capitán de los Blancos tendrían su respaldo a los 52′, cuando Luis Suárez forcejeó y le cometió una falta a Varane, para luego darle la pelota a Messi, quien en una gran jugada individual anotaría el 2-1.

“El penal es clarito y la falta de Suárez a Rafa también”, declararía Ramos. Y tiene razón, tras el gol “ensuciado” por el uruguayo, vendría una acción aún más evidente en el 75′. El Madrid maneja la pelota en el área blaugrana, Marcelo se busca un espacio y sufre una clara zancadilla de Jordi Alba. El brasileño y su equipo reclaman, pero Hernández Hernández ordena seguir el juego.

No hemos empatado por el árbitro pero sí ha habido jugadas dudosas. El resultado es justo, pero el árbitro podría haber pitado el penalti claro a Marcelo”, comentaría Casemiro al término del encuentro, a lo que se sumaría su técnico. “Hablar de las jugadas no las va a cambiar. El próximo año con el VAR ya se hablará de eso y de cómo acabaría un partido así”, analizó el francés.

EFE

“Más allá de todo creo que el Barça no ha ganado la Liga por los árbitros, todo lo contrario, han sido mejores a lo largo de toda la temporada y son justos merecedores y solo cabe felicitarlos”, afirmó Ramos, reconociendo los méritos del rival -a pesar de no haber realizado el pasillo-. “El Barça no ha ganado la liga por los árbitros sino por mérito propio, así como el Real Madrid no gana tres Champions los últimos cuatro años por suerte o por los árbitros”, disparó al final el capitán madridista.

“Ha sido un buen partido de fútbol y eso siempre es más importante que las polémicas”, declararía con sabiduría Zidane tras el friccionado empate. Más que mal, si no las olvidamos, otras vendrán a reemplazarlas en el futuro. Si no, ¿de qué hablaríamos los lunes?

Puede interesarte