Por Vicente Quijada
28 mayo, 2018

Todos en Kiev, Liverpool y Egipto se paralizaron en el minuto 24′ de la final entre el Real Madrid y Liverpool, cuando el central forcejeó con Salah y lo lanzó al piso. El extremo no pudo seguir e incluso puso en riesgo su participación en el Mundial, mientras que el español fue apuntado masivamente como el gran artífice de su lesión. Además, no fue la única acción antideportiva del campeón de Champions con el Madrid durante la final. ¿Tendrá la culpa?

Tras el pitazo final, que decretaba el 3-1 a favor de los merengues en Kiev, aún habían silbidos y gritos en contra del central español. Su acción en el minuto 24′, cuando peleó un balón con el talentoso Mohamed Salah y terminó por lanzarlo al suelo con fuerza, tras enganchar sus brazos, se llevó todas las críticas. Más que mal, el talentoso delantero egipcio, que ya causaba estragos en la zaga madridista, tuvo que dejar la cancha en el 30′, poniendo en riesgo también su participación a Rusia. 

Y no sólo eso, ya que a partir de ese instante el Liverpool sintió la ausencia de su gran estrella y bajó su rendimiento, entregándole al Madrid una final que en principio parecía “red”. Pero más allá de su incidencia en el resultado o no, la falta del defensa madridista fue apuntada por su violencia, con algunos incluso apelando a la intencionalidad de Ramos. Algo que tiene cierto fundamento en las otras acciones antideportivas que protagonizó el “4”.

En el 48′, ya en el segundo tiempo y con un elenco ingles que parecía retomar el aire perdido, Ramos se “tropezó” cerca del arco del Liverpool y pasó a golpear con su codo al portero Karius. El alemán se quejó, pero sus descargos fueron desestimados por el árbitro. Tal como en la lesión de Salah, que ni siquiera fue cobrada como falta. Para más remate, 2 minutos más tarde llegó el gol de Benzema, tras una terrible salida del meta “red”, ¿habrá estado aún algo golpeado? Queda para la discusión.

En respuesta a la ola de críticas que le caía encima, Ramos escribió en sus redes, sin asumir la culpa, y le deseó una pronta recuperación al extremo egipcio. ¿Será suficiente?

Para muchos no lo es, más considerando que el zaguero ya había provocado una falta similar en la final del año pasado, en Cardiff, con Alves como víctima en aquella ocasión. En una acción muy parecida, el brasileño alcanza a sacar el brazo y caer bien, teniendo mejor suerte que Salah. Esa vez, al menos, el central fue sancionado con una amarilla, a pesar de que él insistía en la culpa del lateral.

Jan Kruger

Es por estas razones que, cansados por el juego sucio del defensa del Madrid, más de 309 mil fanáticos ya han firmado la causa de Change.org, la cual le exige a la UEFA y la FIFA sancionar al zaguero por “lesionar intencionalmente a Mohamed Salah”.

“Sergio Ramos agarró intencionadamente el brazo de Mohamed Salah por debajo de su axila, haciendo que se dislocara el hombro y perdiéndose no sólo el resto del partido, sino también el Mundial de la FIFA de 2018″, detalla la iniciativa. Cabe aclarar, eso sí, que el egipcio sí llegará a la Copa del Mundo, o al menos eso cree él, los médicos y su país.

Aún así, el texto no se queda sólo con eso, si no que acusa que Ramos “continuó actuando de manera falsa, como si los jugadores del Liverpool le hubieran hecho falta, haciendo que el árbitro le sacara a Mané una tarjeta amarilla que no se merecía”, en referencia a una acción en que el senegalés golpeó ligeramente al defensa en el rostro, lo cual fue magnificado por el español.

“Sergio Ramos representa un pésimo ejemplo para las futuras generaciones de futbolistas. En lugar de ganar partidos limpiamente, usa trucos que desafían al espíritu del partido y del juego limpio”, declaran en la solicitud, agregando que las organizaciones correspondiente deberían usar vídeos para confirmar dichas acusaciones. Sin embargo, no es la única crítica que ha recibido el madridista.

“Waki-gatame es una técnica peligrosa. Es por eso que no se permite en el judo para utilizar para la transición a Ne-waza. ¿Qué te parece esta falta de ayer por la noche en el #UCLFinal medio #RMALIV?”, exclamaban desde la Unión Europea de Judo. “Una técnica de bloqueo de brazo prohibida en Judo, pero en fútbol suficientemente buena para ganar la Champions League”, se leía en el meme que incluían en la publicación, dejando en claro una sola cosa: ni en tal deporte se puede hacer una llave como la de Ramos. O al menos eso afirman desde la organización.

Desde Egipto, en tanto, las voces fueron aún más críticas. Bassem Wahba, un abogado egipcio, por ejemplo, presentó una “demanda y un reclamo ante la FIFA”, declarando que Ramos “lesionó intencionalmente a Salah y debería ser castigado por sus acciones”.”Sería una suma que podría superar los mil millones de euros, por el daño físico y psicológico que Ramos le produjo a Salah y a todo el pueblo egipcio”, sentencia en la denuncia, la cual fue mostrada en el canal local Sada Elbalad.

Los medios, en tanto, también hicieron su parte. “Que Dios se encargue, Ramos”, titulaba el periódico Al Watan, explicando que el central “golpeó a Momo -Salah- adrede para sacarle del partido”. En la misma línea, el diario Al Masry al Youm calificó al defensa de “carnicero”, en “una noche en la que los egipcios lloraron”. 

EFE

“Quien entiende de fútbol sabe que Sergio Ramos lesionó a Salah de forma intencionada”, se sumó con una contundente declaración en redes Mido, leyenda del fútbol en el país de los faraones. “Ramos prefirió agarrar a Salah en vez de dejarle ir y girarse -en caída- con él”, detalló el ex futbolista, echándole -aún- más leña al fuego.

¿Será culpable realmente?

Puede interesarte