Por Camila Cáceres
24 julio, 2017

Voy a empezar a usar el #15 en casa.

La televisión trata de vendernos que los hoteles son estos lugares llenos de lujo y comodidad, pero una de las primeras decepciones de la adultez es  que eso sólo pasa si puedes pagar cinco estrellas, algo imposible para la mayoría de los meros mortales, sobre todo si tus merecidas vacaciones se alargan más de una semana o estás trabajando y tu empresa tiene muy presente que estamos en crisis.

No es que sea terrible tampoco pasar tiempo lejos de casa. Hasta el hotel más barato tiene su gracia, pero hay momentos en que lo único que quieres es tu propia cama y cualquier detalle puede arruinar toda tu estadía.

Recopilamos estos trucos para que puedas convertir tu modesta habitación de hotel en el paraíso hogareño que necesitas.

1. El aire está demasiado seco

The Krazy Koupon Lady

Si hasta el mismísimo aire del hotel ofende a tus pulmones, puedes poner una toalla húmeda cerca del aire acondicionado y ¡voila! Tienes tu propio humidificador.

*Por favor no pongas la toalla SOBRE el aire acondicionado.

2. Tu estómago está triste

The Craft Patch

Prepárate una comida tú mismo. Busca hoteles que tengan al menos un microondas o un lugar donde tengas acceso a una cocina. Puede que no sea tan diferente, gourmet o siquiera delicioso como la comida local, pero a veces un simple sándwich puede hacerte sentir en casa.


3. El pasillo es tu enemigo #1 durante la noche

The Krazy Koupon Lady

Puedes bloquear la luz y los ruidos del pasillo al otro lado de la puerta con una toalla.


4. Los niños se aburren

The Krazy Koupon Lady

Puedes crear un mapa usando cinta adhesiva de colores sobre la alfombra. 


5. Hay que mudar al bebé

Trips with Tykes

Siempre hay algún escritorio que puedes convertir en una mesa para cambiar a tu retoño durante tu estadía. Admitámoslo: ¿Alguien usa esos escritorios? ¿En serio?


6. ¿Y dónde tiro los pañales sucios?

Interplas

La mayoría de los hoteles ofrece una bolsa plástica para guardar tu ropa sucia.


7. Mi cepillo dental sólo debe tocar mi boca

The Krazy Koupon Lady

Un gran principio que mantener en la vida y puedes usar una simple pinza de ropa para lograrlo.


8. No hay tapón

Cleverly

¡No hay problema! Con algo de papel plástico para envolver y un par de monedas para hacer peso y mantenerlo pegado al drenaje puedes crear un efectivo tapón para lavar tu ropa (o darte un baño de tina, pero sólo si no te mueves mucho).


9. Necesito urgentemente compartir mis selfies

Cleverly

Siempre puedes convertir tu teléfono en un punto WiFi, pero recuerda no pasarte con los datos.


10. ¿Qué olor es ese?

The Krazy Koupon Lady

A pesar de que no puedes librarte del horror que es no poder identificar un olor extraño en tu habitación, puedes liberarte de olerlo usando un pañuelo húmedo aromatizado que además te dará la ilusión de que lograste exorcizar su misteriosa fuente.


11. ¡Olvidé un adaptador eléctrico!

The Krazy Koupon Lady

Mientras no olvides tu cable USB, estás a salvo. La mayoría de los hoteles ofrecen adaptadores, pero muchas veces cobran o nos da pereza el proceso burocrático de pedirlo. Afortunadamente para los menos socialmente adaptados, la mayoría de las televisiones de hotel tiene ahora el espacio para conectar el cable USB y tener siempre el móvil (y nuestros corazones) en 100%.


12. Las cortinas no cierran bien

Carie Rodriguez

Y ya usaste la única pinza de ropa que tenías en tu cepillo de dientes. ¡Rayos! Pues no te preocupes, puedes usar un gancho con pinzas para asegurarte un sueño reparador.


13. Mesa para tres

Judy Amiga

No hay nada como comer en la cama, pero tampoco hay algo comparable al desastre que puede dejar un niño pequeño en posición semihorizontal y con comida en un plato de papel, así que puedes utilizar una mesa para planchar como un feliz punto medio donde nadie tiene que pasar vergüenzas por el estado de las sabanas.


14. Tengo que compartir cama con alguien que no conozco bien

The Krazy Koupon Lady

Si no tienes inclinaciones románticas en este desafortunado escenario, siempre puedes pedir más almohadas para armar una cómoda barrera que proteja tu dignidad y tu sueño.


15. ¿Y qué hago si necesito planchar y tengo pereza?

Free People Blog

Pues es lo más simple de todo, pero requiere que tengas buenos hábitos de limpieza: inmediatamente después de ducharte, debes colgar la prenda de vestir de tu preferencia en donde el vapor y la gravedad puedan hacer su trabajo. Luego incluso puedes dirigir el secador en su dirección mientras te secas el cabello para darle ese aire a secadora y tibio abrazo, sobre todo si debes capear un clima frío.

¿Listo para tus vacaciones?

Puede interesarte