Por Catalina Grez
27 abril, 2015

Era 1966 y ninguno imaginó el camino que les esperaba. 

El 9 de septiembre de 1966, la revista Life publicó un reportaje sobre Cassius Marcellus Clay Jr, la estrella ascendente del boxeo que recientemente había cambiado su nombre a un apodo más familiar para los devotos de deportes al de Muhammad Ali. En este punto, Ali ya había ganado la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 1960 en Roma y le arrebató el título de peso pesado de Sonny Liston en 1964. Él también se había convertido en un punto de controversia para los aficionados tras el campeón: interrogado sobre su conexión con los líderes musulmanes negros como Malcom X  y su objeción de conciencia a la guerra de Vietnam, Ali estaba luchando batallas dentro y fuera del ring según The Huffington post.

o-ALI-900
Imagen: Fundación Gordon Parks, Miami, Florida de 1970.

“Esos vietnamitas no me están atacando”, declaró cuando se resistió al proyecto militar, citando su religión recién adoptada y dijo que: “Todo lo que sé es que se considera a los negros asiáticos y no tengo ninguna pelea con los negros”. En realidad esa postura junto con su personaje (exceso de confianza e impetuoso), lo hizo aún más un ícono de los Derechos Civiles.

La sesión de fotos de la revista Life de 1966, introdujo Ali a Gordon Parks, un fotógrafo nacido en Kansas que sin entrenamiento formal, hizo su camino desde foto periodista con la “Farm Security Administration”, para ser el primer fotógrafo personal del afroamericano en la revista. Parks había fotografiado previamente a trabajadores inmigrantes y activistas de los sesenta. Ahora él estaba fotografiando a “El mejor”.

original
Imagen: Fundación Gordon Parks, Muhammad Ali sonríe al fotógrafo en Miami, Florida 1970.

Parks viajó desde Miami a Londres, tomando retratos de Ali. Durante varios meses, Parks y Ali forjaron un vínculo que sin duda afectó a las fotografías incluidas en la revista. Con el tiempo, Parks había encontrado una manera de reconciliar las diferencias entre él y el boxeador, así pudo apreciar el lugar de Ali en el panteón cultural: “Por fin, parecía plenamente consciente del tipo de comportamiento que trae respeto”, escribió Parks en la revista. Agregó que “ya un luchador brillante, había esperanza ahora que podría convertirse en un campeón donde todo el mundo pudiera admirar”.

El artículo se llamaba “La Redención del campeón”, trabajo de Parks que fue necesario para traer al hombre de las mariposas y las abejas de nuevo en la opinión pública. Sobretodo con esa particular foto del primer plano de Ali, con sudor mirando con nostalgia más allá de la cámara después de una sesión de entrenamiento (arriba).

Por una vez hay un retrato de un campeón sin ninguna señal de vanidad“, escribieron en The Guardian. Cuatro años después de su primera reunión, el fotógrafo volvió al lado de Ali, mientras se preparaba para luchar contra Joe Frazier en 1970. Ali seguía siendo controvertido y Parks seguía siendo comprensivo con el humano detrás del héroe. El epígrafe de esa noticia fue: “El goteo de controversia, Muhammad Ali vuelve”.

slide_399958_4937854_free
Imagen: Fundación Gordon Parks, Londres, Inglaterra en 1966.

Estas fotos tomadas en 1966 y 1970 están publicadas en la Galería Arnika Dawkins, una institución de Atlanta, Georgia, que se especializa en el trabajo de fotógrafos afroamericanos que capturan identidades de otros afroamericanos. Incluso hoy en día, las imágenes de Parks se destacan no sólo por ser retratos singularmente reveladores de Ali, se ven como fragmentos de un tipo diferente de foto periodismo que según Stephen Sommerstein “entiende composición, así como el interés periodístico”. Realmente un trabajo fantástico, no te pierdas las imágenes que vienen a continuación.

slide_399958_4937850_free
Imagen: Ali entrenando, Miami, Florida en 1966.
slide_399958_4937814_free
Imagen: Fundación Gordon Parks, Londres, Inglaterra en 1966.
slide_399958_4937812_free
Imagen: Fundación Gordon Parks.
slide_399958_4937808_free
Imagen: Fundación Gordon Parks, Londres, Inglaterra en 1966.
o-ALI2-900
Imagen: Fundación Gordon Park, Miami, Florida en 1966.

Puede interesarte