Por Camila Londoño
28 julio, 2016

Hablé con el hombre detrás de las mujeres con trenzas y esto fue lo que me dijo.

Un día, una hermosa mujer (¿o niña?) peinada con trenzas apareció de espaldas en una calle de Santiago de Chile. Los transeúntes no pudieron evitar mirarla y sentirse cautivados con su belleza; una belleza natural imponente que contrastaba con un fondo negro. ¿Su creador? Javier Barriga, una artista chileno de 28 años que desde los 17, entendió el arte como un medio para reflejar sus emociones, desafiar sus capacidades y compartir su esfuerzo artístico.

Antes de encontrar su propio lenguaje, Javier exploró distintas fórmulas durante 10 años.

Fue un proceso largo que le permitió llegar a ese mundo femenino que hoy retrata de una forma íntima e intrigante. 

DCIM100MEDIADJI_0156.JPG

¿Por qué las mujeres?

“Me gusta trabajar con la intimidad femenina ya que es un espacio al que nunca perteneceré por mi condición de género. Me intriga y lo uso como alimento para la fantasía, que es lo que nutre mi obra”.

-Javier Barriga- 

eeac30fc-ea47-4d8f-8eba-c09ea7ec2c8d

¿Son mujeres o son niñas?

Aunque Javier pinta modelos que ya no son niñas (mujeres que están sobre los 20 años), sus pinturas y murales sugieren cierta inocencia, una inocencia algo sensual que atrae al espectador a través de las trenzas, los trajes y la luz que ilumina la piel de los personajes que posan muy al estilo del arte renacentista.

“Por alguna razón todos ven niñas en mis pinturas. A mi me gusta esto, porque sugiere un distanciamiento de la fotografía: estoy creando mis propios personajes. La inocencia es otro elemento importante en mi creación, ya que es un marco que me da libertades para coquetearle al desnudo desde un lugar seguro”.

-Javier-

a5045e1e-27a6-4e59-b631-2875cb81b7a8

La obra de este artista es el reflejo de una relación emocional e intuitiva con la pintura.

Además de ser el “narrador” de cuerpos y poses sensualmente inocentes, en términos pictóricos, su trabajo es un recuerdo contemporáneo de la pintura clásica y se centra en el fenómeno físico de la luz sobre las texturas. Por eso, sus modelos siempre están “envueltas” en la oscuridad, en un fondo negro que genera contraste y le proporciona, en sus palabras, “el drama necesario para que la imaginación trabaje”.

Avance.

A photo posted by Javier Barriga (@grasosobremagro) on

"Villa María", óleo sobre tela, 100 cm de diámetro.

A photo posted by Javier Barriga (@grasosobremagro) on

Último registro.

A photo posted by Javier Barriga (@grasosobremagro) on

 ¿Por qué ha cautivado a tantos?

Su obra, especialmente la que muchos han admirado en las calles es una reivindicación con los graffitis callejeros. Aquellos graffitis sin mensaje, sin sentido, indescifrables y criticados por muchos. Sus imágenes son realistas, sinceras, no generacionales y por lo tanto, llamativas para todos.

“Pintar en las calles me permite compartir mi trabajo con más personas, por lo que no dejaría de hacerlo. Tengo vistos algunos edificios de mi ciudad (Santiago) donde me encantaría pintar y activar un circuito de recorridos en relación a la pintura clásica (mi gran amor) en el espacio público, libre para todos”.

-Javier-

"Concurso de pintura", óleo sobre tela, diámetro 100 cm.

A photo posted by Javier Barriga (@grasosobremagro) on

Seguirá conquistando a muchos con su obra. 

Puede interesarte