Y sí, tengo cómo probarlo.

Da lo mismo si eres o no un animalista, o si tienes o no una mascota… hay una criatura a la que seguramente amas como yo y todos. ¡A LOS PANDAS! (Y si no es así, cierra enseguida esta nota porque definitivamente no es para ti… ¡porque no tienes corazón!).

Y como los amamos, también sabemos que con su ternura pueden mejorar cualquier cosa… ¡hasta las más clásicas obras de arte!

¿No me crees? Pues el trabajo de ‘A Shaggy Dog’ te lo demostrará. ¡Mira!

A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog
A shaggy dog

¡Es un genio de lo adorable! ¿No crees?

Puede interesarte