Por Macarena Salinas
13 enero, 2015

800x476xabandonedcinema2.jpg.pagespeed.ic.HEfruQTClWl9movnIyc_

Como si el auditorio se hubiese levantado entre las arenas del Sinaí, un cine se encuentra abandonado a la espera de una audiencia que no llegó, ni llegará jamás. Un espejismo digno de película, un espectáculo surrealista que nadie esperaría encontrar en el corazón del caluroso desierto egipcio.

abandonedcinema3

Este extraordinario cine al aire libre fue capturado por Kaupo Kikkas, un galardonado fotógrafo estonio que cuenta la historia que escuchó sobre este lugar.

En primer lugar, no ha pasado tanto tiempo. Kaupo dice que se instaló “en algún momento a comienzos de este milenio”. Y no fue construido por los egipcios, sino que por un excéntrico francés. Según cuenta la historia, Dynn Eadel, un fumador frecuente de cannabis (y que presumiblemente tenía algo de dinero para gastar), estaba pasando el tiempo en el desierto de Sinaí con sus amigos y decidió que la única cosa que le faltaba al lugar era… ¡un cine!

Con la idea firmemente plantada en su cabeza (y con ganas de ver Dune de David Lynch en su propia pantalla de cine en el desierto), regresó a París, y comenzó a trabajar en la idea con algunos inversionistas. Tenía una pantalla especial diseñada y compró todos esos hermosos asientos de madera, muebles, equipos adicionales, y un proyector de una vieja sala de cine en El Cairo.

theatre1

Muy pronto, el cine estaba listo y una gran fiesta estaba prevista para su apertura. Pero el francés se olvidó de una cosa, dice Kaupo. “A los egipcios no les gusta cuando los europeos tienen mejores ideas”.

Extrañamente (o quizás no tanto) la noche de la gran fiesta de inauguración, el generador eléctrico fue saboteado misteriosamente. Ninguna película se proyectó esa noche, o cualquier otra noche. El sueño de un cine en el desierto del francés se derrumbó, quedando desolado ahí desde entonces, como un monumento a los faraones de otra dimensión.

800x471xabandonedcinema1.jpg.pagespeed.ic.uiZNezkvf2lUwQz_htFk

No es fácil encontrar fotos o información acerca de este lugar, que no sean de Kaupo. Básicamente, no existe en Internet, a menos que provenga de él (aunque existe esta única fotografía que encontré en Flickr) lo que hoy en día me parece un poco extraño. ¿Cómo un lugar así sigue siendo un secreto tan bien guardado? ¿Alguien está tratando de mantenerlo en secreto? ¿Será real? Afortunadamente lo es, y he aquí el volante original del cine del francés que se llamaba “La Tête dans les Etoies” (Cabeza en las Estrellas).

789x960xetoiles.jpg.pagespeed.ic.iVdq33n8v-DxkUwwBxyS

Y aquí está el confiable mapa de Google que nos muestran exactamente dónde está ….

Captura-de-pantalla-2015-01-07-a-las-16.07.11
Link

Esperamos lograr algún día sentarnos en esos asientos, preferiblemente con unas palomitas de maíz y Lawrence de Arabia en la pantalla grande.

Pero para pena de muchos, esto nunca podrá suceder…

Ya que el cine secreto del Sinaí ha sido destruido. Noha Zayed, una posible lectora de Messy Nessy Chic, recientemente se dedicó a encontrar el sitio. Ella tomó estas imágenes de lo que queda del cine…

960x960xnohazayed1.jpg.pagespeed.ic.vZ6n88sI7gg6IzYGE6uk960x960xnohazayed2.jpg.pagespeed.ic._tNtREUUmtVAYxZ_zBYX

No puedo entender la falta de aprecio por estas hermosas sillas antiguas. Dejaron la madera, pero al parecer se llevaron la estructura de metal que las soportaba. Es probable que hayan sido despojadas de toda la parte metálica.

nohazayed

Es realmente triste pensar que verdaderos monumentos como este sean destruidos sin razón aparente. Nosotros los humanos somos los únicos (junto a las fuerzas de la naturaleza) capaces de destruir o dar vida a hermosas construcciones como esta, por lo que debemos tomar consciencia y elevarlas en vez de despreciarlas.

Ver el mapa

Puede interesarte