Por Catalina Grez
20 mayo, 2015

¿Quién dijo que no se puede vivir en las alturas? Él lo hace y también tiene su propio parque de skate.

Como puedes ver el fotógrafo Foster Huntington vive feliz en su asombrosa casa del árbol, la construyó después de dejar su trabajo en Nueva York durante el año 2011 y no ha vuelto a mirar hacia atrás. Descubrió que todo lo que necesitaba era una conexión a las redes sociales, pero no por eso debía vivir encerrado en la ciudad y pagando miles de dólares. Optó por algo más económico sin tener que gastar mucho dinero para comprar una fabricada de cemento y en un lugar concurrido, sino que construir el hogar propio con ambas manos: materiales de bajo costo, los constructores fueron sus amigos más cercanos y no derrochó dinero en cosas innecesarias. Es por eso que decidió llevar a cabo su proyecto en Skamania, Washington.

CD2lwj6UkAETRKy

Foster Hunting

CCFRSCAUkAATLJl

Foster Hunting

Después de viajar los últimos 3 años, quiso estar tranquilo por un tiempo cuando de repente esta idea llegó a su cabeza y explicó que “me gustaba vivir en un lugar pequeño como una tienda de campaña y una casa del árbol me pareció una buena evolución de eso”.

 

CE0VA3UUEAASHwr

Foster Hunting

CE5bbb2VIAAdMRv

Foster Hunting

Son dos espacios de 20 m2 que están conectados por un puente de madera y todo esto en dos árboles gigantes. Él vive en uno y el otro es una casa de huéspedes, además sus invitados pueden pasar las tardes patinando en su asombroso parque de skate. ¡Me encantaría ser uno de ellos!

CEmTC-AUsAEoHcI

Puede interesarte