Por Juan David Montes
24 junio, 2016

Y creías que sólo servía para remover arrugas en la ropa.

Benjamin Shine es un diseñador de modas como pocos. Además de dominar diferentes técnicas de confección, es tan creativo que ha convertido a la tela en materia prima de todo tipo de obras de arte, desde detallados retratos hasta inmensas esculturas e instalaciones abstractas. Una de sus habilidades más llamativas es la forma como convierte a la plancha en un pincel:

Y a la tela, en una especie de pintura con la que crea increíbles retratos.

Como este, de la princesa Charlène de Mónaco:

Up a bit… Down a bit! HSH Princesse Charlene's portrait being hung at Barclays Monaco. Tulle on canvas, 125 x165cm

A photo posted by Benjamin Shine (@benjaminshinestudio) on

O este elefante:

Para estas obras Shine emplea tul, que le brinda la textura ideal para cada creación:

Some quiet "Contemplation' this weekend… Single length of tulle on canvas, 110 x 110cm

A photo posted by Benjamin Shine (@benjaminshinestudio) on

Como las esculturas que hacen parte de esta gran instalación titulada The Dance:

httpv://youtu.be/m7OrpDhb0VM

¿Habías pensado que una plancha podría servir para esto?

My first post ever on social media! A quick shot of a new tulle portrait in progress…

A photo posted by Benjamin Shine (@benjaminshinestudio) on

¿Te gustó su trabajo?

Puede interesarte