Por Catalina Grez
22 junio, 2015

Quedé tan impactada que fui recién a lavármelas. 

Siempre escuchábamos cuando pequeños que nuestros padres nos decían “lávate las manos antes de comer“, y la verdad o por lo menos yo, nunca escuchaba. Pero después de ver estas imágenes, le diré a mis hijas que se las laven más seguido. La profesora estadounidense Tasha Sturm, quien trabaja como técnico del laboratorio de microbiología en el Colegio Cabrillo de California, con impresionantes fotografías creó una prueba gráfica de este sabio consejo, a partir de la huella de la mano de su hijo de 8 años.

Hace dos semanas le pidió a su pequeño que saliera al jardín para jugar un rato: en el barro, con su perro o cualquier otra actividad que involucrara estar fuera de casa. Luego incubó su mano y el resultado es asombroso.

tasha-sturm-takes-handprint-of-boy-playing-outside-and-incubates-ther-results-7

Micro beworld 

Estas fotografías de cerca muestran la cantidad de hongos y bacterias que se almacenaron en ese periodo de tiempo, donde se pueden apreciar millones de ellas. Después de tomar la palma de su mano, la introdujo en una incubadora a 37 grados durante un día entero.

tasha-sturm-takes-handprint-of-boy-playing-outside-and-incubates-ther-results-6

Micro beworld 

Después de una semana, apareció lo que parecían flores como se ve en la imagen de más abajo.

tasha-sturm-takes-handprint-of-boy-playing-outside-and-incubates-ther-results-3

Micro beworld 

Un experimento increíble que de todas formas muestra un resultado muy interesante en estas fotografías. Así que ya lo sabes, si tienes las manos sucias corre a lavarlas porque dudo que también quieras tener estas flores en ellas.

tasha-sturm-takes-handprint-of-boy-playing-outside-and-incubates-ther-results-2

Micro beworld 

Puede interesarte