Por Yael Mandler
30 septiembre, 2015

¡No podrás evitar verlo de nuevo para convencerte!

De seguro si has conducido un auto más de una vez en tu vida, has sentido ese dolor de estómago terrible cuando se te cruza un poste en el camino, o cuando estás estacionando y de pronto la entrada a tu casa se hace más pequeña. Es difícil haber pasado por el mundo del automovilismo sin dejar una marca en el vehículo, sin ganarse algunas burlas y sin tener que costear su reparación.

Pero para todas aquellas almas sufrientes que no quieren pasar por ese terrible bautizo, ha llegado un truco tan increíblemente simple que incluso te dará ganas de salir a chocar sólo para probar su magia. En tu propia casa, y en menos de 50 segundos podrás dejar tu auto como nuevo, sólo usando una olla y agua muy caliente, como hizo esta persona.

Da série «vivendo e aprendendo»#ficadica

Posted by Feras do Asfalto on Sunday, September 13, 2015

Posted by Feras do Asfalto on Domingo, 13 de septiembre de 2015

Si es que tienes miedo de quemarte los pies o las manos con el agua caliente (en caso de que tus errores de cálculo no se apliquen sólo a la conducción), puedes ocupar este también mágico plan baplicar calor con un secador de pelo durante 30 segundos a un minuto, y luego pulverizar CO2 en spay durante 10 segundos. El cambio brusco de temperatura, será el responsable de que tu auto vuelva a tener su forma inicial.

Aunque tampoco hace milagros.

Was ein Traumauto…… #Adventure #australia #farm #car #brokencar #but #its #driving #workandtravel

A photo posted by Marco (@weltenbummler_marco) on

Ahora podrás gastar tus ahorros en clases de manejo o en sensores que te avisen cuando estás demasiado cerca de un objeto.

Puede interesarte