Por Yael Mandler
16 octubre, 2015

Cambiar las sábanas debe ser un desafío extremo

Una noche de lluvia, truenos y relámpagos en una casa con muchos niños significa una sola cosa: dormir muy apretado. El miedo nocturno por el clima o las pesadillas siempre se acaban en la cama de los papás, como si fuera el único lugar al que ningún monstruo, maldición o problema pudiera llegar. Y allí todos van a ser siempre bienvenidos. En el corazón de madre siempre hay espacio para uno más, pero la cama llega a un punto en que no se puede seguir expandiendo… A menos que sea la de la familia Boyce.

2015-03-28+15.42.11
Wandering the world below

 Elizabeth y Tom tienen cinco hijos, entre 1 y 11 años y descubrieron una genial solución para este problema. Su hijos nunca querían dormir en sus habitaciones. Estaban acostumbrados a descansar todos juntos porque son una familia que viaja mucho y suele quedarse en campamentos o en una sola habitación cuando lo hace. Siempre era un conflicto la hora de dormir, porque los pequeños se resistían a separarse… 

1443921233875
Wandering the world below

Hasta que llegó un poco de iluminación divina, que derivó en esta idea perfecta:

dise__o-cama-familiar_720

Esta cama tiene un espacio para cada uno de los 7 integrantes de esta familia: Al medio obviamente duermen Tom y Elizabeth junto a Elijah (1), el menor de los hermanos. Owen (3) se acuesta al lado derecho (de la foto), abajo, en un colchón para niño. Arriba de Owen duerme Ben (7) junto a su oso de peluche. El lugar de Izzy (9) es al otro lado de la cama principal, pero a la misma altura de Ben, donde comparte espacio con su búho de peluche. Zach (11) se acuesta abajo de Izzy y tiene una pequeña cortina que le da un poco más de privacidad. Al medio también hay un espacio para dejar los vasos, tazas y celulares, mientras que abajo incluso hay espacio para dos mesitas de noche, una para cada padre.

Esta fórmula hasta el momento ha funcionado de maravilla, cuenta Elizabeth en el blog de su familia. Tom sufre de una discapacidad, por lo que muchas noches necesita de cuidados o se enferma, entonces Elizabeth tenía que, ayudarlo a él, cuidar al bebé y además preocuparse de que los niños estuvieran en sus camas, algo que se solucionó a la perfección con esta nueva cama.

1443919049627
Wandering the world below

Esta iniciativa revolucionaria de unión familiar ha causado mucha ternura en algunos, y muchas preguntas curiosas en otros. Elizabeth se ha encargado de responder algunas de ellas, en vista de que su dormitorio se hizo sorprendentemente popular en internet y ya cuenta con más de 175 mil visitas (virtuales, por supuesto). Incluso el programa Good Morning America fue a conocer la cama.

Sin lugar a dudas, la primera que se hace escuchar es ¿Cómo tienen sexo? a lo que ella responde: «el sexo no tiene que suceder necesariamente en una cama. Hay un montón de jóvenes de 16 años que terminaron en el asiento trasero de un coche para demostrarlo. Creo que se reduce a eso por falta de imaginación. En nuestra casa, después de mover a todo el mundo a una sola habitación, de repente varias otras quedaron completamente vacías en la noche y ya no tenía hijos pequeños vagando, llorando en la cama en la oscuridad».

family_bed_wtwb_1015-129
Wandering the world below
family_bed_wtwb_1015-134
Wandering the world below

Los padres dicen que no tienen problemas en cambiar el mecanismo cuando uno de los hijos así lo quiera. Dicen que han intentado que quieran irse, pero hasta el momento no lo hacen. Cada uno puede llegar hasta su puesto sin tener que pasar por sobre otro, lo que soluciona los distintos horarios de sueño.

family_bed_wtwb_1015-159
Wandering the world below

Lo que a ninguno le gusta, eso sí, es cuando llega el momento de hacer la cama, pero a pesar de lo difícil que se ve, Elizabeth dice que no es para tanto, porque la hacen en equipo. Pero a quién en la vida le ha gustado hacer la cama de todas formas…

Puede interesarte