Por Ghalia Naim
9 mayo, 2017

Con razón nadie la quiere comprar 🙁 .

Cuando nos mudamos a un sitio, pintamos las paredes de nuestro color favorito, adornamos cada rincón con recuerdos y hacemos un sinfín de cosas para lograr sentirnos en un hogar. Esos poco metros cuadrados son reflejo de nuestra personalidad y cómo llevamos la vida, así que cualquier persona que entre puede descubrirnos con sólo echar un vistazo.

Esta genial casa está ubicada en Ontario, Canadá, cuesta $239.000 dólares y lleva mucho tiempo en venta. A primera vista, parece ser una residencia muy normal, no tiene absolutamente nada extraño e, incluso, resulta bastante atractiva por su gran patio y césped cortado a la perfección.

ground2airmedia.
ground2airmedia.
ground2airmedia.

El problema, es que al entrar, todo cambia por completo…

¿Listos?

Cada tantos centímetros se encuentra un payaso acechando con la mirada.

ground2airmedia.

Está literalmente llena de estos personajes por doquier y a los posibles compradores les resulta aterrador…

Y bueno, ¿a quién no?

El baño.

ground2airmedia.

La cocina…

ground2airmedia.
ground2airmedia.

Y el salón…

ground2airmedia.

Kyle Jansink, la corredora de propiedades encargada de su venta, asegura que las personas se asustan cuando ingresan, pues no les resulta muy tierna la imagen de tantos muñecos de circo.

Eso sí, los payasos no están allí por motivos decorativos, existe una razón más pesada que eso. Resulta que el dueño (quien nunca ha querido dar su nombre), tuvo grandes problemas de alcoholismo y superó su adicción coleccionándolos.

Curioso, ¿no?

Miren el comedor…

ground2airmedia.

(Esta habitación da más miedo que un asalto a mano armada). 

ground2airmedia.

Y el sótano… 

ground2airmedia.

Yo amo las muñecas de porcelana y recuerdo que una vez alguien se negó a entrar a mi habitación por miedo a las que tenía sobre la cama. Un ejemplo más de lo que es bueno para algunos, es la peor pesadilla de otros. 


Y tú, ¿tienes algún vicio extraño?