Por Catalina Grez
31 marzo, 2015

Entre amarillo y azul, el puente de Manhattan nunca se había visto así.

Aunque se crió en una granja en el medio oeste, Thomas W. Schaller pasó la mayor parte de su vida en Manhattan, donde trabajó como artista de arquitectura comercial. Hoy sin embargo, trabaja para sí mismo como pintor de acuarela en Los Ángeles.

Schaller dio el salto a una profesión diferente después de que uno de sus amigos artistas le preguntó qué quería hacer con su vida: “Yo le dije que quería ser pintor, un artista de verdad“, respondió.

thomasschaller13

Pero luego resumió en detalle todas las razones que parecían hacer ese sueño imposible. Su amigo escuchó cortésmente todos sus excusas y luego dijo simplemente: “Si quieres pintar, simplemente pinta. Todo lo demás se arreglará”. Ese día, la vida de Schaller cambió.

El artista muestra el movimiento de la luz a través de sus superficies y casi siempre incluye un componente humano, al igual que la gente que pasa a través de un espacio, para definir el propósito de la arquitectura. En cuanto a su proceso creativo, Schaller prefiere completar cada obra de una sola vez.

thomasschaller12

Él nunca pinta exactamente lo que ve, hace un intento sincero por interpretar y así plasma lo que siente. Ese es el trabajo de un artista, según su opinión no pinta lo que lo inspira, sino que pinta su propia inspiración.

thomasschaller11

thomasschaller09

thomasschaller08

thomasschaller05

thomasschaller04

thomasschaller02

thomasschaller01

Visto en My modern met.

Puede interesarte