Por Ignacia Godoy
22 septiembre, 2016

Increíble lo que se puede hacer de las murallas.

Qué mejor que tener un par de aretes o collar nuevo. Ahora imagina que esos hermosos nuevos accesorios que te regalaron, te compraste o encontraste, están hechos de antiguos graffittis pintados en muros. ¿Cómo? Sí, te cuento que esto es posible, no te estoy mintiendo. Y además de lo genial que suena, ¡son hermosos!

Y la cosa mejora aún más, todo este trabajo realizado por artistas de la ciudad norteamericana de Detroit, tiene como objetivo darle trabajo a las mujeres que están en condiciones económicas desfavorables. Además, les dan clases de marketing y economía para que puedan desenvolverse en el mundo de los negocios y sepan cómo manejar una pyme u organizar sus finanzas.

Rebel Nell
Rebel Nell

¿Cómo partió todo esto?, Amy Peterson trabajaba cerca de un refugio en el que escuchaba las historias de las mujeres que ahí se quedaban.

Rebel Nell
Rebel Nell

“Escuchar sus historias era inspirador por el coraje que tenían. Estas son mujeres que han sufrido mucho abuso físico, emocional y financiero, que reconocen una mala situación y se van para buscar una nueva oportunidad”

-Amy Peterson a Huffington-

Rebel Nell
Rebel Nell

Entonces  a Amy se le ocurrió hacer algo con estas chicas que se iban de las casas de acogidas junto con su amiga Diane Russell. Y un día caminando por la calle, vio un pedazo de graffitti tirado y pensó en cómo se podía reutilizar algo tan lleno de colores. Ahí fue cuando se le encendió la ampolleta y comenzaron con Rebel Nell.

Rebel Nell
Rebel Nell

Las joyas que hacen van desde aretes hasta prendedores. Y sus ganancias las destinan todas a la parte académica, para las mujeres refugiadas, en la empresa. Además, los graffitti que usan solo son aquellos pedazos que se caen al suelo, no desarman ninguna pieza.

Rebel Nell
Rebel Nell

Si te gustaron estas piezas o quieres ver más, échale un vistazo a su página web. Yo las quiero todas.

Puede interesarte