Por Ignacia Godoy
10 febrero, 2017

Fue un encargo que dejó a más de uno feliz.

Siempre que miramos la ciudad no podemos evitar ver que nada de lo que está a nuestro al rededor es realmente algo que nos inspire, que nos alegre o siquiera que nos de algo de positivismo para el día. Sino todo lo contrario, las mañanas están llenas de personas que corren para llegar a sus lugares de trabajo y los transportes en la tarde están repletos de caras cansadas que desean llegar a casa.

Por eso el ayuntamiento de Rhodes, un suburbio en Sydney, quiso hacer algo que cambiara la cara de su lugar para la gente que pasara por ahí a diario o solo por un paseo. Tenía que ser algo alegre y que le pusiera un sonrisa en el rostro a todos.

Llamaron a Matt McLarty, un fotógrafo y artista que trabaja más que nada con miles y miles de colores y se preocupa de que su obra sea algo brillante. Entonces encajó perfecto para el papel. La tarea constó en pintar cajas de cables en la calle.

El resultado fue impresionante y muy hermoso. Mezcló la ciudad y los edificios al rededor de los objetos, con la naturaleza que los rodeaba. Los tres que realizó quedaron impresionantes.

¿Te gustaría que hicieran algo parecido en tu ciudad?

Puede interesarte