Por Juan David Montes
25 mayo, 2016

Por fin está permitido tocar.

Andrew Myers es un artista que se ha hecho famoso por sus retratos elaborados a partir de clavos. Durante una exposición de su trabajo, Myers se percató de un hombre ciego que pudo percibir su trabajo por medio del tacto, al pasar su mano sobre uno de los retratos. Desde ese momento, Myers quiso romper una regla de la exhibición de arte y ha hecho obras no solamente para ver, también para tocar.

 

httpv://youtu.be/O3LjHiu17MQ

Las restricciones para tocar obras de arte se instauraron después del siglo XVII, a medida que los museos evolucionaron.

Sin embargo, por medio del tacto las personas que padecen de visibilidad reducida pueden tener un acercamiento que quiebra los límites de su visión.

En la actualidad, George Wurtzel, el artesano al que Myers le hizo el retrato, está convirtiendo un viejo granero en un centro de arte táctil para que personas ciegas puedan sentir y exhibir su propio trabajo.

Love wins!! Coming soon…… #lovewins #andrewmyersart #screwart

A photo posted by @andrewmyersart on

Puedes encontrar más información sobre este proyecto aquí.

Puede interesarte