Por Yael Mandler
7 octubre, 2015

¿Cuál es el punto de crecer si no puedes hacer todas las cosas estúpidas que no pudiste hacer cuando niño?

¡Este hombre hizo realidad el sueño de todo niño!

Cuando terminas de estudiar una carrera, dicen que es el fin definitivo de la niñez. Viene el tiempo de trabajar, de mantenerte solo, tomar decisiones, de convertirte en adulto… y muchos se creen ese cuento. Empiezan a hablar de ahorrar para comprar un auto, un departamento, para invertir, etc.

Pero este hombre, Daniel Dalton, tuvo una idea mucho mejor que hacer con su sueldo. Es una inversión segura, con muy poco riesgo y ganancias que ni siquiera pueden cuantificarse: ¡una piscina de pelotas!

Su filosofía fue la siguiente: «¿Cuál es el punto de crecer si no puedes hacer todas las cosas estúpidas que no pudiste hacer cuando niño?» Simplemente sublime.

Entonces se puso manos a la obra: preparó el área donde la magia sucedería (que en realidad era su apartamento completo)

longform-original-29454-1443779879-4

longform-original-30581-1443779831-3

Para eso tuvo que poner algunos de sus muebles en el baño e instalar rejas de seguridad para que no se arrancaran las pelotas. Pero nada lo sacaría de su objetivo…

El próximo paso fue conseguir muchas pelotas (fueron 700) y trasladarlas hasta su piscina vacía

grid-cell-368-1443797276-12

Y el toque final: ¡dejarlas libres!

Al ver su obra terminada, la miró maravillado, como un gran creador. Observó hasta que ya no quedó más que entregarse al placer de haber logrado la idea más genial que ha tenido un adulto joven en mucho tiempo.

«Esta mañana principalmente convertí mi apartamento en una piscina de pelotas», twitteó.

Flotar y flotar

grid-cell-24967-1443797910-16

grid-cell-24967-1443797908-13

Captura-de-pantalla-2015-10-07-a-las-10.02.54

Pero como a veces la vida no es siempre un cuento de hadas, como nos enseñan cuando niños, esta historia también tiene un desenlace muy triste…

Daniel se irá de su apartamento el próximo mes… y para que el corredor de propiedades pueda mostrar, tuvo que desarmar su hermosa creación, que sólo duró un día.

longform-original-26326-1443781349-3

Desarmar fue un proceso difícil y agotador, tanto que lo hizo pensar que toda esta idea fue muy estúpida.

Imágenes por Daniel Dalton

Pero Daniel, gracias a tu tragedia mucha gente podrá sacar lecciones importantes de la vida. ¡Maestro!

Puede interesarte