Por Camila Londoño
14 junio, 2016

Es económico, MUY fácil de hacer y no necesita electricidad para funcionar.

En Daulatdia, una villa en Bangladesh, miles de personas viven sin electricidad dentro de pequeñas chozas. En verano, el calor se vuelve insoportable, las temperaturas llegan a los 45 grados y vivir en aquellas chozas es prácticamente imposible. Sin embargo, un proyecto innovador llamado Eco-Cooler está cambiando la vida de todas esas personas que a diferencia nuestra, no pueden acceder a un sistema de enfriamiento común. La brillante idea fue creada en colaboración por la agencia de publicidad Grey Dhaka y la empresa Grameen Intel Social Business Ltd.

Eco-Cooler es destacable por varias razones.

Primero, porque es un método económico y ecológico que no necesita de electricidad para funcionar y solucionar un problema «simple». 

Además, este sistema de enfriamiento está hecho de botellas de plástico recicladas y un tablero. Sólo eso.

¿Cómo funciona?

Se cortan las botellas por la mitad. Y las tapas…

Éstas, se montan en una especie de «red» a través de unos agujeros que tienen el diámetro del cuello de la botella.

La estructura creada se ubica sobre la ventana con la boca ancha de las botellas apuntando hacia afuera.

Después, el viento hace su trabajo.

El aire sopla, entra a través de las botellas y se canaliza dentro de la choza. La temperatura puede bajar hasta 5 grados (aunque depende de las condiciones climáticas del momento).

Esta creativa e inteligente solución ya se ha aplicado en 25.000 hogares en las villas Nilphamari, Daulatdia, Paturia, Modonhati, and Khaleya.

Y es TAN fácil de hacer, que se espera que muchos más, alrededor del mundo, puedan hacerlo con sus propias manos. 

Puede interesarte