Por Juan David Montes
8 marzo, 2016

¡Es el video más especial que hemos visto hoy!

Martin Molin es un músico sueco que en agosto de 2014 emprendió un complejo proyecto cuya realización tomó más tiempo del que hubiera podido imaginar. En plena era digital, cuando para producir música basta con presionar un botón, Molin creó el más rústico y manual de los instrumentos: su invención se llama Wintergatan Marble Machine y funciona gracias al desplazamiento de 2.000 canicas a través de una caja musical. ¡Y la verdad es que crea un sonido fantástico!

httpv://youtu.be/IvUU8joBb1Q

Este monstruo musical se compone de un bajo, un vibráfono, un bombo, varios platillos y otros instrumentos que emiten sonidos con el paso de las canicas.

Using @styretblomberg 's Big drum overhead mic stand to film the programming of the kickdrum

A photo posted by Wintergatan (@wintergatan2000) on

El complicado funcionamiento del Wintergatan obedece a un sistema de programación, que en este caso es manual pero funciona con la misma lógica de un software informático. Así se lo comentó el inventor a Wired:

«Crecí haciendo música en Midi, y actualmente todo el mundo hace música en una cuadrícula, en computadoras. Incluso antes de la era digital, existían instrumentos musicales programables. En las campanas de las iglesias que reproducen una melodía tienen una rueda programadora tal y como la que está en la máquina de canicas».

La recursividad es la clave detrás de esta invención que incluso cuenta con algunas partes hechas con bloques de Lego.

Marble distribution up

A photo posted by Wintergatan (@wintergatan2000) on

De momento el instrumento no puede ser transportado, ¡tendría que desarmarse por completo! Así que las posibilidades de ver a Molin en una interpretación en vivo por ahora son pocas.

¿Te gustó el sonido de este extraño instrumento?

Puede interesarte