Por Jaime Gago
6 octubre, 2015

De aquí sacaré alguna idea para una broma de Halloween

No cualquiera puede dar un buen susto. Los que tenemos hermanos pequeños sabemos que hay que ser ingenioso y creativo. A veces basta con algo sencillo como esconderse y aparecer por sorpresa, pero otras veces llegamos hasta a disfrazarnos. Todo por poder ver la impagable cara de la persona a la que hemos sorprendido. Hoy les presentamos 15 consejos que pueden usar para asustar (siempre con buenas intenciones y sin traumatizar a nadie) a los más pequeños.

1.  Escóndete y ten paciencia


2. Aparece sin que te vea. Si llevas una máscara, mejor todavía


3. Los personajes clásicos nunca fallan


4. No subestimes el poder de asustar que tienen las cosas sencillas


5. Acércate sigilosamente por la espalda


6. Los movimientos bruscos e inesperados también pueden ser un arma útil


7. Si combinas máscara terrorífica y factor sorpresa tienes el éxito casi asegurado


8. También puedes utilizar objetos que asusten


9. Intenta encontrar a tu víctima en un momento vulnerable


10. La oscuridad es tu mejor aliado

Recuerda, hazlo siempre con cabeza y sentido común. Vamos a intentar evitar traumas. ¿Estás ya preparado para gastar una broma, o prevenido para que no te la gasten?

Puede interesarte