Por Macarena Salinas
29 diciembre, 2014

Tengo una mesa antigua que pide a gritos por un poco de cariño y amor, y decidí hacerle caso. Pensé ¿cómo podría mimar a mi antigua y aburrida mesa? Por supuesto la regla número 1 era: Algo fácil y que no me quite mucho tiempo (ya que no soy muy entendida en el arte de las manualidades) Y llegó la brillante idea…

8579408537_bb4b1b4bfb_b

Mi mesa de aire libre estaba realmente en tristes condiciones, así que lo primero que hice fue darle una capa fresca de pintura naranja (puedes elegir el color que quieras). Fue un rápido cambio de look, pero no estaba feliz aún, faltaba un toque especial que convirtiera a mi mesa en la más estilosa y linda de todas.

d8cace20869411e2ace922000a1f90f6_7

Estaba pensando en todos los usuales patrones y formas, ¡cuando mi tía sugirió otomí! Fue el comentario más acertado que podría haber llegado… claramente soy una fan de la decoración mexicana y de los colores brillantes.

eclectic-

Te voy a ahorrar los detalles de mis ensayos y errores, y sólo te voy a decir la manera más simple de lograr esto. Descargué un patrón otomí que me encantó, e imprimí su plantilla. Jugué con el tamaño para que la escala fuera la adecuada para mi mesa y después tracé todas mis formas favoritas en un papel de contacto transparente, pero puedes usar cualquier tipo de papel a través del cual se pueda ver.

8579409197_7b4af322a6_z8579409153_42fbbba502_z

Después de recortarlas todas, las organicé como un rompecabezas en la superficie… mientras más lleno, mejor.

8579409111_2c78498dd9_z

Luego cuidadosamente despegué la parte de atrás de las figuras, y las apliqué sobre la superficie. Lo hice de manera ligeramente suave alrededor de los bordes para que la pintura no se traspase, pero no tan fuerte como para que después no pudiera despegarlas.

8580507432_1fc5843d36_z

Después di a la superficie varias capas ligeras de pintura de un color contrastante. Mi tía estaba demasiado ansiosa como para esperar a ver las fotos, así que vino a verlas por sí misma. Por supuesto la puse a trabajar de inmediato, ayudándome a despegar las figuras una vez que estas estuvieran secas, usando una hoja de afeitar para comenzar con cada una.

8580507374_e04e10ee5f_z

Estábamos literalmente sin aliento y chocando nuestras manos cuando la mesa estuvo terminada… Adoro los vivos colores y vibrantes patrones, por no mencionar su carácter único.

8579408801_dc7e50b610_b8580507236_3ec97848ee_b8580507012_0c9235a75b_b

La mesa ha sido pintada tantas veces que algo del naranjo ya se despegó con el papel de contacto. Pero creo que en realidad esto aporta más carácter y estilo.

8579408591_8335ccdde4_z8580507082_ffd6b450c9_b

Casi no puedo esperar a mostrarles el patio completo, pero creo que probablemente podrán imaginar los colores que usamos. Oh, ¡y el tiempo total empleado en este proyecto fueron sólo dos horas! Ya comencé a buscar más cosas para otomiar. Oh dios, lo estoy usando como un verbo ahora. ¿Qué opinas de mi loca pequeña mesa? ¿Estás tan encantado por ella como lo estoy yo? ¿Amas otomí también?

Visto en Hisugarplum

Puede interesarte