Por Catalina Grez
6 abril, 2015

Quizás sufría en sus pinturas pero estas imágenes muestran otra realidad.

Sus pinturas se mezclan con sus cuentos de tormento personal y visiones surrealistas desde el subconsciente salvaje. En algún lugar entre los autorretratos y mitologías visuales, las obras de arte de Frida Kahlo representan a un sujeto con una identidad en constante cambio. Desde una reina de la selva a un lactante, un ciervo herido a una novia en cama, Kahlo como sujeto fue definida por la fluidez, la flexibilidad y la imaginación.

Conocida y adorada por su exótica belleza y un estilo de otro mundo, te mostraré una exposición de distintas fotografías que salieron a la luz en Throckmorton Fine Art, titulado “Espejito espejito… Las fotografías de Frida Kahlo”, la cual representa la belleza polifacética de esta artista rebelde.

slide_412948_5218136_free

El padre de Frida Kahlo era un fotógrafo y como ella era una pequeña niña, ella se vio en sus fotografías antes de descubrir los espejos. Ambos se hicieron compañeros inseparables, lo que le brindó un sentido de sí misma”, dijo Salomon Grimberg, un experto que ha estudiado la vida de Frida.

Es apropiado imaginar a Kahlo desviando su reflejo en favor de una réplica fotográfica, como si ella misma fuese siempre una obra de arte. Las impresionantes fotografías, captadas por Andre Breton, Dora Maar, Lola Álvarez Bravo, Imogene Cunningham y Peter Juley entre otros, captan un ángulo más pacífico y alegre de ella.

Hay una imagen que ella alimenta a los patos en el jardín de La Casa Azul, la casa icónica en Ciudad de México en la cual nació y falleció. La selección también cuenta con imágenes captadas por Gisele Freund, incluyendo algunas de las últimas fotografías de Kahlo antes de su muerte a los 47 años de edad.

slide_412948_5218132_free
Foto de Nickolas Muray de Frida con Chavela Vargas, 1945.

Las instantáneas representan una versión rosa de la vida de Kahlo, aún evitando el trauma miserable y angustia física que a menudo se agitaba dentro de ella. Kahlo contrajo polio cuando era niña, que dejó sus piernas severamente debilitadas. Luego a los 18 años de edad, se rompió la pelvis y la columna vertebral en un accidente de tranvía, lo que la llevó a luchar contra la adicción de analgésicos.

Su fragilidad física contribuyó a la infertilidad y una serie de abortos involuntarios. Kahlo canalizó su sufrimiento interno en lienzos horripilantes, proporcionando un espacio adecuado para derramarse. Muchas de sus pinturas son autorretratos que permiten ver sus experiencias y manejo de retos, su capacidad para superar tantos obstáculos ha dejado una marca y es tal vez su mayor logro.

slide_412948_5218130_free
Foto por Héctor García, retrato de Frida frente a su pintura en 1940.
slide_412948_5218126_free
Diego Rivera y Walt Disney.
slide_412948_5218124_free
Frida después de haber pintado.
slide_412948_5218120_free
Foto de Dora Maar, Frida Kahlo en André Breton, París en 1938.
slide_412948_5218118_free
Foto anónima de Frida descansando, 1943.
slide_412948_5218116_free
Frida arreglándole el cabello a Rosa Covarrubias en 1940.
o-FAWN-900
Foto de Nickolas Muray, Frida y un ciervo.
o-DUCK-900
Frida alimentando patos en el jardín de la casa azul.

Visto en Huffington post.

Puede interesarte