“Soy adicta a Jose Mourinho, engañaría a mi esposo con él”.

Vivien Bodycote tiene 59 años y una fuerte debilidad por el Director Técnico del Manchester United, Jose Mourinho. Tanto así, que se ha hecho 20 tatuajes que tienen directa relación con él. Todos los ha pagado su esposo.

Tony, de 76 años es quien comparte la vida con Vivien, un constructor retirado al que no le ha importado pagar más de mil dólares para que su esposa se tatuara su pasión por Mourinho. “No me interesa mucho el fútbol y no me gustan las multitudes como para ir a un estadio, pero ella ama todo eso así que está bien”, dice Tony.

Ella es honesta y dice que engañaría a su esposo si se diera la oportunidad con Mourinho. Pero sólo con él. Porque dentro de todo, Vivien es fiel. “No importa el equipo en que esté. Si se va a dirigir a un equipo en otro país entonces le diré adiós a los equipos británicos y lo seguiría en otras ligas”.

Vivien tiene 4 nietos, quienes saben y aceptan su fanatismo. “Cuando mis nietos me dijeron que lo habían despedido del Chelsea, se canceló Navidad y no cenamos. Sólo quería darle un gran abrazo y decirle que estaba todo bien. A veces llamo a la radio para defenderlo cuando alguien cuestiona sus tácticas de defensa”.

Sobre sus tatuadores, Vivien es igual de apasionada. “Me he hecho amiga de ellos e incluso estamos planeando unas vacaciones juntos el próximo año”, afirmó.