Así era… Nunca lo hubiese imaginado.

Con la tecnología que poseemos hoy en día, es posible calcular el combustible que se necesita para ir y volver de la Luna con una simple aplicación en el teléfono móvil. Se puede saber cuánto pesa Neptuno o Plutón con escribir un par de palabras claves en Google. Se puede vivir con muchas comodidades y por meses viajando dentro de un transbordador espacial. Y además, hay películas como «Interestelar» y «Rescate en Marte» que nos ayudan a imaginar como es todo allá.

Y es que los cohetes más increíbles pueden despegar y llegar al espacio exterior en nada menos que 4 minutos. Pero, ¿cómo era todo esto en sus comienzos? Y más específicamente, ¿en el año 1961, cuando los científicos de la NASA pusieron el primer astronauta estadounidense en el espacio?

Primer hombre en ir al espacio:

1961_april_yuri_gagarin 2
NASA

Pues te cuento que en ese entonces hacían sus cálculos e investigaciones con un trozo de tiza y una pizarra gigante. Que tenían que confiar en sus mentes brillantes y creativas. Y que bueno, la incertidumbre se presentaba en todas las decisiones que tomaban.

Estas fotografías te lo dejarán más que claro:

nasa-presentation-before-powerpoint-1961-3 2
J. R. Eyerman
nasa-presentation-before-powerpoint-1961-2 2
J. R. Eyerman

¿Hubieses imaginado que trabajaban así en ese entonces?

Puede interesarte