Por Fernanda Peña
11 Mayo, 2017

¿De dónde vienen? ¿Siempre tienen algún significado? ¿Están los diseñadores construyendo su propio diccionario? Algunos se van más por usar el alemán.

¿Creíste que bastaba sólo escribir o diseñar bonito, para dedicarse a la creación de fuentes tipográficas? Nada más lejos de la realidad. Asegurar un correcto espacio entre caracteres (kerning) y el grosor de cada letra (tracking), los números, la puntuación y la terminación palo seco o con serifa da demasiado trabajo…

Y además de agregarle la cereza al pastel eligiendo un nombre gracioso, la labor del diseñador no termina hasta que haya elegido la palabra o frase que mejor “venda” los atributos de su nueva fuente tipográfica.

Si echamos un vistazo a las famosas páginas para descargar fuentes, nos encontramos con toda clase de cosas extrañas y es allí donde nos preguntamos: ¿De dónde salen tantas palabras extrañas? ¿Tienen algún significado? ¿Están los diseñadores construyendo su propio diccionario? 

DaFont.com

Lo cierto es que cada uno ha decidido poner allí la palabra que mejor le ha venido en gana. Algunos han encontrado inspiración en palabras favoritas, fechas históricas o una que otra situación extraña. Veamos lo que revelaron algunos diseñadores al portal Wired:

1.”Zwykly” significa “Ordinario” en polaco

“Si le haces kerning (espacio entre caracteres) a una fuente para escribir en polaco -tienen combinaciones interesantes con letras diagonales y acentos especiales-, funcionará perfectamente en casi todos los otros idiomas”.


2. Porque odiaba dibujar las letras diagonales

“Esta palabra mágica tiene signos con lados rectos y redondeados que son comunes a gran parte del resto de la fuente, a excepción de aquellas cartas molestas con diagonales como k, x, wyy”.

-Matteo Bologna.-


2. El que comenzó por la parte difícil…

“Esta palabra -el catalán para “chií”- tiene una ‘i’ seguida de otra ‘ï’ (con diéresis),  que son el tipo de cosas que me hacen dar ganas de apagar el equipo e irme a casa”.

-Tobías Frere-Jones.-


3. El que puso la palabra más atractiva primero

“En general empiezo con estas formas, que incluyen las letras más sencillas y complejas. Además, contiene suficientes letras para evaluar un párrafo de texto contínuo, antes de decidir agregar el resto de los caracteres”.

-Jesse Ragan.-


5. “Porque quise, ¿y qué?”

“Es excelente para probar ligaduras (la unión de caracteres)”.

-Berto Hasebe.-


6. Un recurso técnico

“Esta frase ayuda a mirar el kerning (distancia entre caracteres) que tienen la A, W, V y la Y”.

-Christian Schwartz.-


7. El que eligió la palabra más difícil de pronunciar porque…

“Significa el día en que Suecia cambió el sentido de circular en carretera. La diéresis y la ligadura ‘fi’ ayudan a probar el color de los puntos. También hay una doble ‘g'”.

-Jackson Cavanaugh.-


8. El que quiso aprovechar para darnos un a clase de Lingüística, aplicando las figuras retóricas

“Esta palabra tiene todas las formas necesarias para poner a prueba el diseño -tiene también algo de broma-, ya que en mi alemán nativo, un guante es un Handshuh (“zapato” – “mano”), por lo que es una tautología anglo-alemana”.

-Erik Spiekermann.-


9. El que sólo se inspiró en una marca de vinos

Esta frase tiene una interesante combinación de la “d”, el apóstrofo, y la “Y”; y la rara combinación ‘Yq’. Pero lo más importante, es que ¡Ese es un vino suculento!”.

-Malou Verlomme.-


10. O el que al final decidió poner su propio apellido

“Desde que cada nueva tipografía comenzaba con H y O, y la E y la R eran tan reveladoras y divertidas de dibujar, salté a poner mi propio apellido. No me podía resistir”.

-Jonathan Hoefler.-

Como sea, siempre  habrá un diseñador de fuentes, queriendo tomarte del pelo.

Te puede interesar