Por Francesca Cassinelli
21 diciembre, 2016

Por supuesto que una máquina de escribir debe tener un «gorrito de lana» para cada una de sus teclas.

Ay, el punto cruz. Es una actividad muy relajante que consiste en coser y crear imágenes con hilos que se tejen en forma de cruz. Es común en las alfombras, cobertores y fundas de cojín. Pero una diseñadora sueca decidió que no bastaba con enfundar los cojines: los electrodomésticos también lo necesitan. 

Ulla Stina Wikander tiene una cuenta de Instagram en que sube las divertidas fundas que hace a objetos cotidianos.

Ulla Stina

La mujer toma secadores de pelo, máquinas de escribir o incluso juguetes para cubrirlos de punto cruz.

 

Ulla Stina

Los productos son de los años setentas, aunque ella usa diseños más antiguos, según indica Bored Panda. 

¡Míralos!

Ulla Stina

 

Ulla Stina

 

Ulla Stina

 

Ulla Stina

 

Ulla Stina

 

Ulla Stina

¡Me encantaron!

Puede interesarte