Por Catalina Grez
13 mayo, 2015

Recolectadas de distintos lugares del mundo, abren puertas a lugares desconocidos en tu mente.

Mientras los visitantes entran a la Bienal de Venecia 2015, no pueden evitar dirigirse al salón de Japón. Desde el pasillo de la galería se puede ver un mar de hilos rojos que cubren todo el techo y se balancean por todas las paredes de un extremo a otro. «La llave en mano» es el nombre de esta asombrosa intervención del artista japonés Chiharu Shiota, quien utilizó más de 50 mil llaves para colgarlas de una gran nube hecha de hilo. Esta red convirtió todo el lugar en un gran laberinto, formando un camino para que los espectadores puedan atravesar la obra por abajo. Dos botes rústicos están en el centro de este gran desorden para hacer alusión a un impresionante mar.

chiharu-shiota-the-key-in-the-hand-venice-art-biennale-designboom-06
Imagen: La biennale.

La idea de esta creación fue que las personas tengan noción de sus memorias, usando decenas de miles de llaves recogidas de personas en todo el mundo para realizar esta obra porque según el artista, son: «cosas familiares muy valiosas que protegen a las personas y espacios importantes en nuestras vidas. También nos inspiran para abrir las puertas a mundos desconocidos». Para él, todas éstas llaves tienen una historia que contar y no importa si son pequeñas, grandes, de metal o con figuras, todas ellas son imprescindibles en las vidas de las personas.

chiharu-shiota-the-key-in-the-hand-venice-art-biennale-designboom-03
Imagen: La biennale.

Ya sea un mar de hilos, un laberinto o una inmensa telaraña, todos quedaron asombrados porque la dedicación y paciencia que tuvo el artista al momento de crear esta obra, es simplemente impresionante.

chiharu-shiota-the-key-in-the-hand-venice-art-biennale-designboom-08
Imagen: La biennale.
chiharu-shiota-the-key-in-the-hand-venice-art-biennale-designboom-15
Imagen: La biennale.

Puede interesarte