Por Camilo Fernández
26 enero, 2018

Te arrepentirás de no haber apreciado antes esta “basura”.

Las bolsas de té son muy desapercibidas. Se meten en la taza y acto seguido se van a la basura. Lo único que quieren de ellas es su sabor y desde ese minuto en adelante son olvidadas y reemplazadas por la siguiente de su especie.

Lo que es basura para algunos, para otros es la oportunidad de hacer grandes obras de arte. Hace tres años, al artista visual Ruby Silvious se le ocurrió utilizar estos desechos en esplendorosos objetos, mezclando dos de sus pasiones, pintar y beber té.

Ella empezó con un proyecto llamado “363 Días de Té”, pintando bolsas cada uno de esos días. Esto le permitió hacer una especie de diario de vida de arte en miniatura con hermosas ilustraciones, como también impactar la conciencia del reciclaje.

It might as well be spring @bigelowtea @universitea_of_ct @bigelowteauvm

A post shared by Ruby Silvious (@silvirub) on

Cuando los amigos y familiares de la artista se enteraron del proyecto, le empezaron a enviar toda clase de bolsas, hasta que la idea tomó otras proporciones: “52 semanas de Té” y “26 días de Té” en Japón y Francia. Para estos dos últimos proyectos, viajó exclusivamente a pintar bolsitas.

La calidad de la artista ha llevado que en el diminuto espacio que tiene como lienzo pueda hacer collages e incluso firmar la obra, además de mezclar la pintura clásica con lo moderno.

The UnSub binges | analog collage, watercolor @saladatea #criminalminds

A post shared by Ruby Silvious (@silvirub) on

Para los fanáticos de “Star Wars”, también tienen su bolsa de té.

Uno de los favoritos de la artista es este juego de cartas que hizo en la semana 10 de 52 que estuvo pintando. 

Viendo estas fotos, dan ganas de seguir bebiendo té y regalarle todas las bolsitas. 

Puede interesarte