Por Augusto Catoia
30 enero, 2018

Ronit Baranga crea las esculturas más inquietantes que has visto. Hay cosas más espeluznantes que los bebés tatuados.

Mientras muchos artistas usan pinceles, cinceles y tintas para crear esculturas realmente originales, realistas y que sean verdaderas caricias a los ojos, algunos otros prefieren tomar un camino alternativo y realizar creaciones solamente originales y realistas… sin preocuparse mucho por la “caricia” que pueda ofrecer a los ojos de quien lo vea.

De hecho, artistas como la israelí Ronit Baranga buscan todo lo contrario: impactar al público con sus esculturas. Y vaya que ella lo logra…

Ronit Baranga

Su verdadero gusto en el arte está justamente en crear cosas inquietantes… como bebés cubiertos de tatuajes o incluso con cuernos y rostros bestiales, mezclando lo real con lo surreal. Los bebés están durmiendo pacíficamente, tal como tú no lograrás al pensar en ellos durante la noche

“Para el espectador, es más fácil conectarse con algo figurativo y bello, dulce y pacífico. Es fácil mirarlo. Pero mi intención es causar conflicto entre la atracción y la inquietud“, dijo la artista a Dangerous Minds.

Ronit Baranga

“Estaba interesada en el hueco entre la tranquilidad y la absoluta falta de conciencia, por un lado, y por otro el acto de dominación que dejará una marca”, detalló.

Ronit Baranga

El tatuaje es una metáfora de la percepción, pensamientos y entendimientos que insertamos en la piel de nuestros niños. Son contenidos que serán por siempre parte de sus vidas”, agregó Baranga.

Ronit Baranga

Otro aspecto interesante es que la artista, nacida en 1973, es graduada en psicología, literatura hebrea y licenciatura en arte. Y claro, con sus esculturas la psicología y el arte saltan a la vista: Baranga ciertamente sabe cómo hacer esculturas e impactar nuestras mentes.

Puede interesarte