Por Camila Cáceres
4 abril, 2017

El niño toca violín, viola, piano y batería.

Todo comenzó cuando Matthew Smith tenía siete años y le dijo a su mamá que quería tocar violín. La familia ya sabía que tenía un niño especial, aunque no podían aún medir cuánto. El profesor Derek Williams lo aceptó como a cualquier estudiante, pero le entregó un violín viejo para que practicara creyendo que de seguro se aburriría al poco tiempo.

“Con dos o tres lecciones, caí: ‘wow — ¿qué tenemos aquí? Puedes reconocer al talento. Ahí partimos y en sólo seis semanas estaba tocando el Himno de la Alegría para su escuela”.

Por diversión, Williams decidió enseñarle a su joven alumno cómo se dirigía una orquesta con Die Fledermaus de Strauss.

Lo que no sabía era que otra sorpresa le esperaba: el niño había memorizado los movimientos tras ver la presentación en un video.

SWNS

“Le dije a la Orquesta Sinfónica de Nottingham, ‘tengo un niño de nueve años que les va a conducir’ y me dijeron, ‘no, imposible’, y de ahí partimos”.

-Derek Williams a SWNS-

El domingo 2 de abril Matthew Smith se estrenó como director de orquesta, además de ya ser un violinista amateur y tocar guitarra, batería, piano y viola.

“Amo cómo todos los instrumentos se juntan para crear un solo sonido fantástico (…) no sé si conducir será mi futuro, pero continuaré haciendo música. Y sé que algún día volveré a conducir. Seguir el ritmo y saber cuándo parar — eso es lo que caracteriza a un buen conductor”.

-Matthew Smith para el Nottingham Post

SWNS

La función se llevó a cabo para la organización caritativa Hope Nottingham, que vela por las personas con menos recursos en la ciudad.

¿Qué te parece?

Puede interesarte