Por José Pablo Harz
4 septiembre, 2015

Y yo que me guardaba las colillas en el bolsillo…

Hay dos cosas muy desagradables que ciertamente no le deben de gustar a ninguna persona en el mundo, por más que esté muy loco: el olor y la presencia de una colilla de cigarro, y un chicle pegado en la suela del zapato (o peor, en tu ropa -o muchísimo peor, en tu pelo-).

Y aunque a simple vista este parece un problema menor, si ponemos como ejemplo a México, sólo en ese país existen 14 millones de fumadores y se producen más de 60 mil toneladas de chicle en un año. Imagínense si sólo un tercio de los consumidores de estos productos (siendo muy generosos) deciden botar la colilla o la goma de mascar al suelo. Sí, una ciudad muy sucia es el resultado.

Para este problema, la organización británica Hubbub ideó una genial solución que tiene a las personas en Inglaterra y el resto del Reino Unido mejorando bastante sus modales a la hora de deshacerse de sus cigarros o chicles.

¿Cómo? Haciendo jugar a las personas.

En un país tan futbolizado como Inglaterra, la pregunta de quién es el mejor jugador del mundo obligó a muchos fumadores a perder dos segundos de su valioso tiempo y acercarse hasta estos especiales basureros para dar su opinión.

cigarette-butt-voting-neat-streets-london-13

Charlie Elliott

Aquí invitan a los consumidores de chicles a darse cuenta de cuánto dinero cuesta remover el chicle pegado de las calles pegando las gomas de mascar usadas en esa pizarra. Como dato, son 85 millones de dólares.

cigarette-butt-voting-neat-streets-london-16

 Design Week

También han incentivado con concursos y premios a quienes decidan ahorrar los dos dólares que en promedio cuesta sacar cada chicle de las vereda.

cigarette-butt-voting-neat-streets-london-1

Jeannine Saba

¡Qué se te ocurre a ti para disminuir esta asquerosa práctica?

Puede interesarte