Por Antonio Rosselot
21 noviembre, 2017

Sólo falta que le pongan ruedas para que sea la silla perfecta.

OK, sabemos que los diseñadores no tienen un Premio Nobel para ellos, pero hay algunos que lo merecen sin cuestionamientos. ¿Por qué? Porque saben pensar en las necesidades del cliente, saben ponerse en su lugar; estudian el producto, lo testean, y lo vuelven a testear si es necesario. Y en este caso, debemos agradecer la creatividad enorme de la diseñadora Kseniya Alferova, quien pensó en la gente cansada y friolenta. A la vez.

Si ya estás aburrido de tener que acostarte en tu cama para ver Netflix, leer o simplemente dejar que pase el tiempo, te presentamos esta maravillosa silla llamada COLE. ¿Cuál es su gracia? Que aparte de ser ultra cómoda, viene con dos «alas» a los lados, con la que te puedes encerrar como si estuvieses dentro de un capullo.

Behance
Behance

Si quieres ver una maratón de películas en la comodidad de tu hogar, y sin que se te duerman las piernas, COLE es tu solución.

Behance

En todo caso, COLE no es el único emprendimiento de este tipo en el mercado. También existe el Moody Nest, diseñado por la alemana Hanna Emelie Ernsting: es parecido a la COLE, pero con la diferencia de que es un sofá en vez de una silla. Te dejamos con un video de demostración para que te animes a averiguar un poco más al respecto:

¿Qué opinas de estos artículos? ¿Comprarías uno?

Puede interesarte