Por Diego Cid
15 mayo, 2017

Este artista está intentando apoyar a la Tierra frente al calentamiento global de la mejor forma posible.

El calentamiento global es una realidad. Una bomba de tiempo que tenemos que desarmar antes de que explote. Con esto en mente, el artista italiano Lorenzo Quinn decidió construir una escultura que dejó a todos con la boca abierta en el Venice Art Biennale de 2017, en Venecia. Justamente porque hace alusión a este problema moderno.

Quinn es reconocido a nivel internacional porque incorpora elementos del cuerpo humano en su trabajo, esta vez no fue diferente con su nuevo proyecto.

Se llama “Support” (Apoyo), y se trata de dos manos de un tamaño colosal que se levantan desde el canal de Venecia para sostener el Hotel Ca’ Sagredo en la ciudad.

Es una llamado a la consciencia de forma visual, de que la gente necesita hacer algo en contra del calentamiento global antes de que sea demasiado tarde.

“Venecia es una ciudad de arte flotante que ha inspirado diversas culturas por siglos, pero para continuar haciéndolo necesita el apoyo de nuestra generación y las futuras, porque está amenazado por el calentamiento global y el deterioro del paso del tiempo”.

Lorenzo Quinn.

Buscando reflejar tanto el lado creativo como el destructivo de los humanos, Quinn hace un llamado a la atención de que podemos lograr un cambio y volver a balancear el mundo alrededor de nosotros.

“Apoyo” intentar canalizar la esperanza de sostener el edificio sobre el agua y el miedo por la fragilidad de la situación.

“Quería esculpir lo que es la parte más difícil y desafiante a nivel técnico del cuerpo humano, la mano. Ésta tiene tanto poder, el de amar, de odiar, de crear, de destruir”.

Lorenzo Quinn.

¿Qué te ha parecido su trabajo y concepto?

Te puede interesar