Por Andrea Araya Moya
7 Abril, 2017

¡Es sencillamente increíble!

Gianantonio Locatelli, un granjero de 61 años, tenía una granja con animales que a diario producían montañas y montañas de excremento. Un día, al verse propasado con tanto estiércol, el hombre decidió buscar alguna alternativa para darle un uso útil. Y, luego de trabajar con diferentes personas, llegó a la conclusión de crear algo increíble con todas esas heces: un museo… de la caca. Sí, tal como leíste.

En el sur de Milán, la granja de Gianantonio tenía más de tres mil bovinos que producen leche para la elaboración del queso “Grana Padano”, reconocido en Italia. Pero, al mismo tiempo, los mismos animales producían kilos y kilos de heces que quedaban esparcidas por el lugar y que provocaban dolores de cabeza y mal olor. Hasta que un día Gianantonio tuvo la idea de hacer algo útil con todo ese material y decidió recolectar las heces en enormes tanques para ser convertidas en gas metano.

Si bien el olor no es muy agradable, el gas metano sirve para alimentar motores y generar electricidad.

Pero eso no es todo, pues el mismo estiércol que producen los bovinos es también utilizado para crear una serie de objetos, incluyendo vajillas o ladrillos. Y, de hecho, todos esos elementos son expuestos en el museo que creó Gianantonio, y que llamó “Museo della merda (museo de la mierda)”.

Museo della Merda

El museo fue fundado en el 2005 y está dedicado a “la mierda”, claramente. Se exhiben obras de arte y productos elaborados con heces y hasta tiene influencias de Andy Warhol en el diseño.

Museo della Merda

Hay heces almacenadas en frascos iluminados

Museo della Merda

En pinturas

Museo della Merda

Y hasta en ladrillos

Museo della Merda

Todo es como una oda a “la mierda” y el resultado es sencillamente brillante.

Ahora Gianantonio no tendrá que lidiar con todas esas heces que sus más de tres mil bovinos producen a diario.