Por Andrés Cortés
9 Junio, 2017

Si hubiera leído antes la 8…

La mayoría de los productos que compramos y consumimos tienen una etiqueta. Etiquetas que incluyen información nutricional, en caso de que sea comida, o instrucciones de uso que, por lo generalmente, no le otorgamos mucha atención. Sin embargo, hay algunas inscripciones que vale la pena leer. Y no solo por el mensaje instructivo.

Seamos honestos, ¿cuándo fue la última vez que leíste una etiqueta de un producto? O ¿recuerdas haber leído las instrucciones de uso de tu shampoo? Posiblemente no lo recuerdes, pero quizá desde ahora deberías fijarte en lo que dicen tus productos, porque algunos tienen mensajes muy muy llamativos.

1. La principal razón por la que comenzamos a leer las etiquetas está en una etiqueta.

“Estás leyendo esto porque olvidaste tu smartphone cuando fuiste al baño”.


2. Entonces comienzas a leer todas las etiquetas de los productos del baño. Y te llevas una sorpresa al tomar el shampoo de tu mascota.

“Recuerda eliminar todas las rutas de escape con suficiente antelación (consejo: una vez que tu mascota esté resbaladiza o húmeda, será más inteligente y rápido que usted)”.


3. La loción de rostro parece que conoce tu vida.

“Después de ducharse, aplica una cantidad generosa en la piel que evoque recuerdos cálidos y escamosos como el de la iguana de tu primo Danny que tenía en séptimo grado”.


4. Pero ya te obsesionas y comienzas a leer todo. Aunque algunas son muy obvias…

“Lava esto cuando esté sucio”.


5. Y otras no tienen sentido… ¿O sí?

“Lavado en frío. No secar en secadora. No planchar los estampados. No bofetear pandas”.


6. Pero algunos intentan dar mensajes mucho más serios.

“Puede ser lavado por hombres y mujeres #ComparteLaCarga”.


7. Y otros solo buscan ser divertidos.

“Esta camiseta fue testeada en animales. Ellos no encajaban”.


8. Advirtiendo de posibles peligros.

“Siempre lava tu trasero. Mantener lejos del fuego, especialmente cuando la estás usando”.


9 . Pero algunos solo son… ¿Cómo decirlo?


10… Pero la única instrucción que necesitas es la de tus palillos chinos.

“Instrucciones: ¡Buena suerte!”.

Te puede interesar