Por Andrés Cortés
11 agosto, 2017

Desde “juanetes” hasta hongos.

Para verse bien, hay que sufrir. Ya sea al seguir una rígida dieta, pasar horas en el gimnasio o desembolsando grandes cifras de dinero en ropa y accesorios. No obstante, uno de los accesorios que mayor dolor causan son los tacones y las celebridades que constantemente caminan por la alfombra roja lo saben.

Si creías que las celebridades y personas famosas, solo por ser famosas no sufrían de dolor de pies, tu pensamiento es errado. Pero lo más preocupante de esta situación no es el propio uso de tacones, sino más bien cómo lucen los pies de las celebridades al desfilar por la alfombra roja. Te advertimos, los pies que verás no son tan bellos como los de La Cenicienta.

1. Angela Bassett

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Honestamente desconocemos si los zapatos le quedaron chicos y no estira los dedos para no rozar la alfombra roja o qué le ocurre a sus contraídos dedos del pie.


2. Katie Holmes

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

A pesar de la belleza y energía que desprende Katie Holmes, sus pies no irradian esa misma sensación. Al igual que Angela Bassett, parece que su calzado está un tanto ajustado y sus dedos están algo contraídos, ¿no?


3. Julianne Moroe

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

La talentosa Julianne Moroe no se salvó de esta lista. Por muy buena interpretación que realiza en la gran mayoría de sus películas, la elección de calzado no es lo suyo. El zapato no fue el indicado para caminar por la alfombra roja y no dio cabida para el dedo pequeño del pie. Lamentable.


4. Iman

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

¿Has escuchado la expresión “juanetes“? si no la conocías, aquí tenemos una muestra gráfica. La parte interior de los pies de la supermodelo tiene unas “pequeñas” regiones salientes que en lenguaje hispano es conocido como juanetes. Es extraño que una mujer con tantas pasarelas caminadas no aprenda a decir no a un tipo de calzado.


5. Kim Kardashian

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Quién te viera y quien te ve, Kim. El embarazo y una cuota de retención de líquidos no juega a favor del ajustado y a impresión nuestra, sudoroso calzado que eligió. Afortunadamente la Kim que conocemos a día de hoy no ha vuelto a “embutir” su pie en un calzado tan apretado.

6. Claudia Schiffer

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

A diferencia de las otras celebridades (exceptuando a Iman) Claudia Schiffer no tuvo problemas con el calzado. Fue peor. El verdadero problema con ella es que aparentemente perdió la uña de su dedo grande y la reemplazó con un bonito hongo. Iug.

7. Rachel Zoe

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Para quien no la conozca, Rachel Zoe es una de las asesoras de imagen y estilo de las más grandes estrellas de Hollywood. Pero este curriculum no demuestra una buena elección de calzado, sino todo lo contrario. Parece que sus dedos están al borde del precipicio.

8. Jennifer Aniston

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

La bella Jennifer Aniston es, a mi juicio, la que tuvo mayor cuidado al escoger qué lucir en los pies. Si bien el calzado le queda un poco ajustado y su dedo gordo presiona a los menores para hacerse con un espacio, los casos anteriores son mucho peores. Aún así, lo que más “destaca” de Jennifer son aquellas venas que nos hacen sentir un sufrimiento constante por sus pies.

9. Steven Tyler

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Si bien no es una mujer y difícilmente utiliza grandes tacos, el rockero y millonario Steven Tyler cuida lo suficiente de su imagen personal para incluso pintar las uñas de sus pies. Sin embargo, la elección del calzado claramente no es lo suyo, pues sus dedos están literalmente uno sobre otro.

10. Ana Wintour

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Ana es quizá uno de los peores casos. No porque su calzado fuera el más terrible, sino por su rol en la industria de la moda. Por si no lo sabías, Ana Wintour es la Editoria en Jefe de la revista Vogue, en donde se da el lujo de decirle a las personas qué usar y qué no. Paradójicamente, su calzado no es lo más “correcto” ni mucho menos estético. Mientras su dedo pequeño se intenta escapar a cada paso que da, el zapato intenta seguir a su pie demostrando lo grande que le queda.