Por Kat Gallardo
25 mayo, 2018

¿Te acuerdas cómo fue que William le rindió homenaje a su mamá hace siete años?

Con los días comenzamos a asumir la realidad de que el Príncipe Harry se casó con Meghan Markle. Hoy, los dos herederos de Diana, son hombres de familia. Pero si bien ambas ceremonias fueron de carácter real, por ser herederos cercanos a la Corona, hay detalles importantes que marcaron la diferencia.

William es el segundo heredero al trono, mientras que Harry ya es el sexto. Es muy probable que Harry nunca sea Rey, por lo que las formalidades en temas de monarquía se leen con gestos sutiles, a pesar de que hay una cosa que siempre harán de forma parecida.

AP

1. Vestido

Kate Middleton usó un vestido de novia diseñado por Sarah Burton para Alexander McQueen que costó aproximadamente 434 mi dólares. El estilo de ambos fue muy distinto; en el caso de Meghan, el velo fue más largo, mientras que en el de Kate, la cola se llevó el protagonismo.

Kate es británica y con el vestido rindió homenaje a su pueblo, escogiendo un diseñador de la misma nacionalidad, cuyo encaje estuvo a cargo de la Royal School of Needlework.

Meghan, por su parte, es estadounidense, por lo que decidió representar la unidad de las naciones en su velo, a través de un bordado que representa a los 53 países de la Commonwealth de Gran Bretaña. En cuanto al diseñador, optó por una diseñadora nacida en el Reino Unido, pero que trabaja para una casa francesa.

AP

2. Tiaras

Ambas decidieron rendir honores a la Reina Isabel con una tiara en forma de “algo prestado”. Kate lució la tiara de halo de Cartier, que la Reina recibió como regalo en su 18º cumpleaños de manos de su padre, el Rey George VI.

Meghan, escogió la tiara bandeau de Queen Mary, que la reina heredó de su abuela. Sus pendientes y pulsera fueron hechos por Cartier.

AP

3. Bouquet

Kate llevaba un pequeño ramo de flores blancas que incluía lirios del valle, jacinto, hiedra y una ramita de mirto, una tradición real que se remonta a la boda de la reina Victoria.

Según el Palacio de Kensington, el príncipe Harry seleccionó algunas de las flores que terminaron en el ramo de Meghan diseñado por Philippa Craddock. El pequeño ramo incluía “nomeolvides”, una de las flores favoritas de la princesa de Gales. También contó con lirio de los valles, astilbe, jazmín, astrantia y una ramita de mirto.

AP

4. Padrinos

No se acostumbra a que los hermanos sean los padrinos de bodas reales, pero sabemos que William y Harry tienen una relación muy cómplice y cercana, por lo que ambos ejercieron como padrinos de sus respectivas bodas, saltándose los protocolos.

AP

5. Damas de Honor y Pajes

La dama de honor de la boda de Kate fue su hermana Pippa Middleton, mientras que Meghan optó por no tener una dama de honor oficial, siendo los pajes quienes ejercerían estas labores.

La gran novedad en la boda de Harry, es que pudieron contar con la presencia de George y Charlotte, los dos hijos de William y Kate.

AP

6. El traje de la Reina

En el día de la boda de Will y Kate, la reina llevaba un alegre sombrero amarillo y un abrigo diseñado por Angela Kelly con un broche de diamantes y un collar de perlas.

Para la boda de Harry y Meghan, la Reina lució un vestido verde lima y un abrigo de Stuart Parvin. Su sombrero verde y morado fue diseñado por Angela Kelly.

AP

7. Westminster Abbey vs. Capilla de Saint George

Si bien ambas ceremonias celebraron el amor entre dos parejas (ambos se casaron con plebeyas), sin distinción, una tenía un carácter mucho más formal que la otra. Una vez más, recordamos que William será Rey y Harry no tiene esa presión.

La Abadía de Westminster tiene una capacidad de 2 mil invitados, mientras que la Capilla de Saint George puede albergar a 800. Harry y Meghan querían que la ceremonia fuera más íntima, algo que también puede haber querido William y Kate, pero no hubiera sido posible.

En el caso de que Harry se hubiera querido casar en la Abadía, no había ninguna restricción, pero esa no fue su elección. Hay que recordar que este lugar ha estado históricamente reservado para hechos históricos, entre los que se incluye el casamiento de la Reina, su Coronación y el funeral de Diana.

8. Las invitaciones

Este es otro detalle que nos habla de la línea de sucesión. En las invitaciones de William y Kate, quien invita a la boda es la Reina, ya que se trata de la ceremonia del segundo en la línea de sucesión, después de su hijo Carlos. Es por esto que también cambia el sello, que en el caso de Meghan y Harry correspondía a la Casa de Clarence, porque es Carlos quien invita a la Boda.

 

 

9. El carruaje

Esto tiene más que ver con el lugar en donde se celebró la boda. Debido a que la Abadía de Westminster es más grande, al igual que la cantidad de gente que vio desde fuera, el carruaje es más grande. Estos están reservados para el lugar en donde se celebra la ceremonia.

10. El beso final

Meghan y Harry se dieron el “beso oficial” a la salida de la Capilla de Saint George, mientras que el beso entre William y Kate fue en el balcón del Palacio de Buckingham, como es tradición durante las celebraciones en Westminster.

El recuerdo de Diana, presente en ambas ceremonias

De una u otra forma, ambos honraron la memoria de su madre. Tanto William como Harry les dieron a sus respectivas esposas, algo de Diana. William le pidió matrimonio a Kate con el anillo de compromiso que perteneció a su madre, mientras que Meghan lució un anillo aguamarina que era de Diana en su recepción.

Otra cosa que ambos hicieron en sus respectivas ceremonias, fue incluir el himno “Guide Me, O Thou Great Redeemer” en el servicio religioso, el cual también se tocó en el funeral de Diana.

Puede interesarte