Por Pamela Silva
23 junio, 2017

Y sí, el Príncipe Carlos se ve tan extraño como imaginas.

¿Quién dijo que la realeza británica era seria y estirada? ¡Pues será porque nunca los vio bailar! Sé que están tan obsesionados con la solemnidad de la monarquía británica tanto como yo (principalmente porque carecemos de reyes y reinas propias), pero también disfrutamos de esos momentos donde olvidan el protocolo y nos recuerdan que son humanos.

Y nada mejor que verlos bailar, o intentar bailar en algunos casos. Yo creo que Harry es casi un dios griego y lo hace todo bien, de William, pues… no estoy tan segura.

Reina Isabel:

Ella siempre sobria y perfecta. En las dos primeras baila con su esposo, el Príncipe Phillip, y en la última con otras mujeres durante una fiesta. Y es la única que no fracasa miserablemente, porque es la Reina y es perfecta. 

PA
PA

La quiero mucho a usted, Reina, pero nunca le perdonaré que prefiera a Camilla por sobre Diana.

Ilustrated London News

Príncipe Carlos:

No eres mi príncipe favorito, ni por si acaso. Pero muchas gracias por estos bellos momentos que nos brindas. 

En México.
En Río de Janeiro.
En Oman.
Con Diana en Australia.

Príncipe Harry:

Nada que ver con su padre, Harry nunca desentona. Esté donde esté, y sobre todo si está con niños.

En Jamaica
En Chile
En Lesotho.

Príncipe William:

Para mí no hay nadie, nadie como el Príncipe William a la hora de bailar. Recuerden este bello momento en Tuvalu junto a su esposa -¿Sabían que si la Reina no aprobaba el matrimonio nunca podrían haberse casado?-.

Y acá, mírenlo. Tiene todo el ritmo en la sangre.

Camilla:

Qué puedo decir, no me caes nada de bien, no después de lo que le hiciste pasar a la Princesa Diana. Pero no puedo negar que te estás divirtiendo.

En Nueva Zelanda.

Puede interesarte