Por Kat Gallardo
4 junio, 2018

Con varias nos hacen recordar a Diana. Su suegra hubiera estado orgullosa.

A pesar de querer una vida más normal para sus hijos, Diana entendió que al casarse con un miembro de la realeza, adquiría una responsabilidad con la gente. Ella lo entendió, a pesar de tener una relación cercana a la Corona gracias a su familia. ¿Qué tanto les puede haber costado a Meghan y Kate?

Afortunadamente, Diana dejó un camino ya pavimentado para las futuras esposas de sus hijos. Es por eso que de manera casi inconsciente, William y Harry escogieron como esposas a mujeres que tienen más en común de lo que aparentan, y que de paso, pueden ayudarles a continuar con el trabajo que hizo su madre.

1. Valoran la “normalidad” de la vida fuera de Palacio

No es ningún secreto que William y Harry eran el mundo de Diana. Pero a pesar de ser una princesa y tener reglas y responsabilidades estrictas, la difunta princesa hizo todo lo posible para siempre poner a sus hijos primero y asegurarse de que recibieran una dosis de normalidad en su infancia, incluso si eso solo significaba un viaje ocasional a McDonald’s.

Al igual que Diana, Kate comprende la importancia de la normalidad en la familia real. Y, cuando se trata de sus hijos pequeños, hace todo lo posible por estar allí para ellos y llenar su mundo de amor.

Zimbio

2. No pertenecen a la realeza

Diana provenía de una familia aristocrática, que en Reino Unido son importantes y cercanas a la Corona, pero parte de ella. Es por eso que Diana creció con otras reglas, y ni hablar que Kate y Meghan también vienen de mundos distintos.

Zimbio

3. Trabajan estrechamente con la prensa

Diana era amable con la prensa, a pesar del hostigamiento posterior. Entendió que para lograr conexión con la gente, debía abrir ciertas puertas a los medios. Ella daba entrevistas y conversaba con los periodistas. La nueva generación del Palacio de Kensington hacen lo suyo a través de redes sociales, lo que ha sido toda una revolución.

Zimbio

4. Usan la moda para comunicarse

En lo que respecta a la moda, Diana fue inteligente con sus decisiones; Kate y Meghan, también. Ambas parecen usar el outfit perfecto para cada ocasión, añadiendo detalles y significados que darán que hablar por días.

Zimbio

5. Son humanitarias

Una de las mayores similitudes entre las tres mujeres es su aporte a las causas sociales. Diana pasó su vida trabajando con fundaciones y organizaciones benéficas que respaldan causas cercanas, como el SIDA y la falta de vivienda.

Kate también participaba de actividades significativas mucho antes de conocer a William. De hecho, ambos estuvieron en distintas misiones que los llevaron a países lejanos a conocer y ayudar a gente de lugares remotos, aunque jamás se toparon ahí.

Meghan, por su parte, de pequeña ha tenido una opinión fuerte cuando se trata de debatir temas con problemáticas de género y ha trabajado con políticos en función de visibilizar estos temas.

Zimbio

6. Rompen las reglas

Diana fue la primera en meterse en varios líos por romper el protocolo de la realeza. Sin embargo, esta rebeldía terminó por allanar -sin querer- el camino de sus futuras nueras. Kate, por ejemplo, en lugar de pasar cada Navidad con la familia real (como se supone que debe hacerlo), prefiere intercambiar entre su lado de la familia y el de su esposo.

Por otro lado, Meghan ya ha demostrado tener un carácter fuerte y determinante. Se declaró a sí misma feminista para su biografía en el sitio de la monarquía, y se involucró en la planificación de su matrimonio (algo que antes era impensado).

Zimbio

7. Tienen sentido del humor

Lo que cautiva de esta nueva generación de herederos, es que en esencia, son amables, inteligentes y divertidos. Durante su tiempo como miembro de la realeza, Diana a menudo era fotografiada actuando lúdicamente con sus hijos, sonriendo y pasándolo en grande, a pesar de algunas de las oscuras realidades que enfrentaba, y Kate y Meghan comparten el mismo sentido del humor que Diana le inculcó a sus hijos.

Zimbio

8. Admiran a Diana

¿Quién podría no hacerlo? Ambas han lucido felices las joyas de su difunta suegra, dejando en claro que piensan seguir su legado y llevarlo a lo más alto.

Zimbio
Zimbio

9. Ambas tienen carreras universitarias y han tenido trabajos normales

Kate conoció a William mientras estudiaba en St. Andrews y ambos obtuvieron el grado de Maestría en Artes. Por su parte, Meghan estudió en la universidad de Northwestern, obteniendo un bachillerato y doble especialización en Teatro y Estudios Internacionales.

Zimbio

10. Son activas y muy deportistas

Kate practica una gran variedad de deportes y lo hace bastante bien. Meghan, como actriz, no se queda atrás en el trabajo de su cuerpo, pero el yoga es sin duda, una de sus especialidades.

Zimbio

¿Crees que llegarán a convertirse en buenas amigas?

Puede interesarte