Cada vez que te subes a una máquina de correr terminas como Mike Wazowski.

Siempre que vemos alguna película o serie, nos podemos sentir identificados con alguno de los personajes. Normalmente es por personalidad. También puede ser por apariencia. Y obvio, están esas situaciones específicas que ves que les suceden y piensas «¡Es exactamente lo que me pasa a mí!». Así puede ocurrir todo el tiempo. Aunque estos personajes sean caricaturas… de películas familiares.

1. El pánico que te inunda cuando ves que debes enfrentarte a algo demasiado difícil

2. Aquellas veces que ves a tu ex y quieres golpearlo/a en la cara de esta manera:

3. Esas veces que te ataca un hambre tan grande que te sientes como la Bestia


Y como él, quieres meter la cara en el plato.

4. Cuando has acabado un largo y ajetreado día…

5. Sólo para chicas: aquellas veces que tu novio te ve al despertar diciendo lo bella que te ves

Cuando la verdad es que te dormiste sin quitar el maquillaje de tu rostro.

6. Esas veces que te enojas y realmente sientes que está saliendo humo o llamas de tu cabeza…

Repite conmigo, «todo estará bien».

7. Cuando estás nervioso/a y no tienes ni idea de qué hacer con tu cabello

Haces un moño, lo desarmas, lo tocas, lo dejas de tocar… y no sólo nos ocurre a las chicas.

8. Más de alguna vez te distraes y terminas siendo una total Mulán…

Derramar el té es sólo una de tus «habilidades».

9. Más de alguna vez, entre fiesta y fiesta, te sentiste como Alicia

Sin tanta «maravilla» de por medio, pero sí con ese apetito y ganas de probarlo todo después de una larga noche.

10. Cada vez que te propones atacar el gimnasio, terminas enredado en tu propia trampa

11. No puedes evitar sentirte como Campanita cuando mira atentamente sus muslos en el espejo…

No te habías dado cuenta de todo lo que había ahí abajo, lamentablemente.

12. O la típica actitud de coquetería que intentas disimular, pero todos lo notan

«Él puede llamarme flor si quiere».

¿Qué personaje crees ser tú?

Puede interesarte