Por José Pablo Harz
4 septiembre, 2015

A veces se pueden resumir diez años en una sola frase.

Luego de seguir una serie por cuatro, cinco o hasta diez años, muchos pueden decir que el final (y más aún el final del final) poco importa. Pero seguramente para los verdaderos fanáticos ese momento en que todo termina, el FIN aparece en la pantalla y todas las horas de televisión (o computador) comienzan a pasar por tu cabeza puede ser el momento en que todo hace click. Aquí, algunos ejemplos memorables.

 1. Futurama (1999-2013)

-¿Qué dices? ¿Quieres dar la vuelta de nuevo?”-, dice Fry.

-Sí, quiero-, responde Leela

Captura-de-pantalla-2015-09-03-a-las-12.18.27

Alcanza la perfección porque luego de 14 años al aire los dos protagonistas -bueno, Bender también- de esta historia vuelven básicamente al comienzo. Después de ser las últimas personas que quedaron en la Tierra y pasar toda una vida juntos, son encontrados por Farnsworth, quien a través de un portal del tiempo les ofrece un nuevo comienzo, con la condición de que no recordarán absolutamente nada. Así, se cierra un ciclo y todo vuelve a empezar. Como adición y píldora para la memoria, Comedy Central, inmediatamente después del final, decidió poner al aire el primer episodio de la serie y cerrar el ciclo con el día en que Fry y Leela se conocieron.


2. The Office (2005-2013)

“Hay mucha belleza en las cosas comunes. ¿No es ése el punto?”

-Pam-

Captura-de-pantalla-2015-09-03-a-las-12.44.43

Sí, Pam Beesly, ese es el punto. La frase con que termina la serie refleja de manera sutil el mensaje transmitido durante las nueve temporadas. Una edificio común, una papelera, un día más de oficina: cosas triviales y que para la mayoría de la gente son solamente un paréntesis en su vida. Sin embargo, esta comedia logra transmitir lo genial que puede ser estar en tu lugar de trabajo. Es casi tan entretenida como la redacción de Upsocl.


3. Seinfeld (1989-1998)

-El segundo botón es el más importante. Literalmente es el que le da forma a la camisa. Míralo, está muy alto, no está en su lugar- asegura Jerry-

-¿No hablamos de esto antes?-, responde Geroge

-¿Estás seguro?-

-Creo que sí-

-Sí, quizás lo hicimos…

De qué otra forma podía terminar que con Jerry y George hablando de algo tan banal como repetido. Una serie que precisamente se trata sobre nada más que las (des)aventuras de un comediante y sus amigos en Nueva York. Seguir intentando alabar o desmenuzar Seinfeld es caer en la trampa. Simplemente queda darle las gracias.


4. Lost (2004-2010)

-¿Hacia dónde vamos?-, pregunta un acongojado Jack.

-Vayamos a averiguarlo-, responde, con una sonrisa, su papá.

Captura-de-pantalla-2015-09-03-a-las-12.13.57

Muchos seguimos tratando de averiguar hacia donde fueron las últimas temporadas de una de las series más exitosas de todos los tiempos. Si bien, de la conversación entre Jack y su padre en la iglesia (y de la escena final en general) se puede interpretar que es un mensaje de tranquilidad para los protagonistas, yo prefiero quedarme con la idea de que J.J Abrams -creador de la serie- finalmente intentó ser sincero y decirnos: les juro que yo tampoco sé donde quisimos llegar.


5. Friends (1994-2004)

-Bueno, ¿vamos a tomar un café?- pregunta Rachel.

-Claro, ¿a dónde?-contesta Chandler.

Los creadores deciden juntar en una última escena los dos lugares más representativos de la serie: el departamento de Mónica y Chandler -vacío y previo a la mudanza- y el Central Perk, donde se dirigirán a tomar un café por última vez. Y, por supuesto, el humor sarcástico de Chandler no podía estar ausente y además funciona como analgésico para quienes siguieron durante 10 años a estos seis entrañables amigos. 


6. Cheers (1982-1993)

“Lo siento, está cerrado”

-Sam Malone-

Captura-de-pantalla-2015-09-03-a-las-13.13.09

Justo antes de que alguien golpee la puerta y Sam anuncie que está cerrado, el dueño del bar se reconoce como el hombre como más suerte del mundo (“el hijo de puta con más suerte del mundo”, para ser literal). Luego, Sam comienza una caminata melancólica por su bar,  que por 11 temporadas acompañó a los fanáticos de una de las mejores comedias acerca de un lugar de trabajo que se hayan transmitido. 


7. Sex and the city (1998-2004)

-Carrie, eres tú-, dice Mr. Big.

-Bésame, enorme bebé llorón- responde, con los ojos brillosos Carrie.

Captura-de-pantalla-2015-09-03-a-las-12.19.30

Ok, estamos de acuerdo que esta no es la mejor serie de todos los tiempos, pero sí marcó a una generación de mujeres que crecieron viendo a estas amigas en Nueva York. Y que mejor final que el de la protagonista con Mr.Big (este si entra en un ranking de mejores nombres de personajes de series), quienes concluyen una larga historia con idas y vueltas con un beso en París, escenario que resume que toda la serie juega con el cliché, pero lo hace de manera orgullosa. Como llevando una bandera. 


8. Scrubs (2001-2010)

“¿Quién puede decir que esto no es lo que pasará? ¿Quién puede decir que mis sueños no se harán realidad, sólo por esta vez?”

-John “J.D” Dorian-

Fueron muchos años viendo como JD soñaba y soñaba. Pero para todos los fanáticos de la serie, el más esperado era precisamente el que cerró la serie: él casándose con Elliot, teniendo hijos y siendo feliz. *La última temporada, cuando ABC se hace cargo, la verdad que no lo tomamos en cuenta.


9. Dragon Ball Z (1996-2003)

“¡Nos volveremos más fuertes!”

-Gokú-

d2292368-3649-417d-aef4-77b4fd8865fa

No caben dudas que esta es una de las mejores series de animación japonesa del mundo mundial. Y el cierre que se le da, cuando Gokú tiene en los hombros a Ub (la reencarnación de Bu y el mensaje claro de que todos podemos volvernos buenos) refleja de manera perfecta la principal motivación del protagonista. Puede haber amor y odio, vida y muerte, lealtad y traición, pero al final lo único que mueve a nuestro Gokú es conseguir superar su poder de pelea.


10. Glee (2009-2015)

“Se necesita mucha valentía para mirar alrededor tuyo, y ver el mundo, no como es, sino como debe ser. Un mundo donde el mariscal de campo se convierte en el mejor amigo del chico gay, y la chica de la nariz grande acaba en Broadway. Glee es sobre imaginar unmundo como ése, y encontrar el valor de abrir tu corazón y cantar sobre eso. Eso es lo que el Glee Club es. Y por mucho tiempo, pensé que era una tontería. Y ahora, pienso que es la cosa más valiente que alguien podría hacer”

-Sue Sylvester-

 

fotonoticia_20150321152439_644

Fox

Antes del número musical que cierra esta serie (musical), Sue da este discurso en el auditorio que lleva el nombre en memoria de Finn Hudson (personaje que encarnó el fallecido Cory Monteith), hecho que de por sí conmueve a cualquiera, pero además logra resumir muy bien los valores que intentó inculcar está serie.


11. Breaking Bad (2008-2013)

“Supongo que tengo lo que merezco/Te he hecho esperar demasiado tiempo, amor mío./Todo ese tiempo, sin decir una palabra./No sabía que pensabas que lo había olvidado o me había arrepentido./El amor especial que tengo por ti, mi triste chica”.

-Baby blue de Badfinger-

httpv://youtu.be/AeLkPEVEF8E

Si bien esta frase no es dicha ni por Walter White ni por Jesse Pinkman, la canción elegida por el creador de la serie, Vince Gilligan, merecía un homenaje. Mientras Walter vive sus últimos minutos, recorre un laboratorio de química igual a los que tantas veces utilizó para cocinar su famosa metanfetamina azul. Y la letra de la canción refleja que Eisenberg siempre estuvo enamorado de su profesión… antes de que todo se le escapara de las manos.


12. Star Trek: La nueva generación (1987–1994)

“Entonces. Cinco cartas, sin comodines. Y el límite es el cielo”

-Capitan Jean-Luc Picard-

Senior_staff_poker_game

Seamos claros: la frase de por si es genial y por eso el guionista Genne Roddenberry se merece un aplauso. Eso para comenzar. Además el director logra reflejar en una escena tan humana como una partida de poker, que toda la serie, más allá de transcurrir en el espacio y con distintas especies, trataba en la médula de el comportamiento humano.


13. Dr. House

“Cállate, idiota”

-Gregory House, vía mensaje de texto-

Captura-de-pantalla-2015-09-03-a-las-12.35.23

Esta no es exactamente la última línea, pero si el momento final antes del epílogo. Hay que recordar que mientras todos están en el funeral de House, James Wilson, su íntimo amigo, recibe este mensaje en su celular justo mientras está dando su discurso de despedida. Al final, el malhumorado doctor, como casi siempre, deja ver su lado humano al confesarle a su amigo -quien tiene seis meses de vida debido a un cáncer- que fingió la muerte para poder pasar los últimos momentos juntos. Un pañuelo, por favor.

Puede interesarte