Por Ignacio Mardones
11 septiembre, 2015

¡Nunca nadie podrá olvidarla!

Su película marcó la infancia de casi todos los que la vieron. ¿Quién no intentó mover cosas con la mente luego de ver los poderes de esta niña? Además, su personalidad era única y eso era incluso más admirable que sus dotes paranormales. A Matilda le encantaba leer, era buena con sus amigos, ayudaba a todo el que necesitara ayuda y sólo se preocupaba de entregar amor y cariño. A ella le tocó vivir una infancia muy dura, su familia no la comprendía y le costó mucho llegar a encontrar gente que la quisiera de verdad.

Estos 15 puntos son una especie de homenaje para esta niña genio que nos hizo reír y llorar, y que nos demostró que uno siempre es capaz de superar los obstáculos que se presentan.

1. El dicho “de tal palo tal astilla” nunca fue su caso

“¿Estás haciéndote la inteligente conmigo?”

Sus padres no eran un buen ejemplo, sin embargo, Matilda nunca siguió sus pasos. Ella era honesta, reflexiva en sus acciones, demostraba una bondad muy grande y siempre se ponía en el lugar del otro.


2. Su pasión por los libros era muy contagiosa


3. ¡Hizo una increíble escena de baile!


4. Demostró que uno crea su propio destino

Matilda luchó por lo que quería. Ella tenía metas, pero no eran materiales, sino que afectivas. Intentándolo una y otra vez, la pequeña fue haciendo paso entre la incomprensión de sus padres y de la sociedad para llegar a convertirse en un ser humano ejemplar.


5. Matilda era una mujer fuerte, feminista y que sabía lo que quería

Ella se asustaba cuando las personas iban en su contra, pero siempre sabía cómo sacar la fuerza de su interior para vencer a sus “adversarios”. No necesitaba a otros para seguir un camino, ella era su propia guía y esa visión terminó dándole resultados.


6. Infundió en muchos el placer por el aprendizaje


7. Hizo que los niños se unieran y se apoyaran entre ellos

Era una líder y sus compañeros la seguían porque confiaban en ella y en sus capacidades. Trató de ayudar a todo el que lo necesitara y, aunque a veces no diera resultado, hacía su mayor esfuerzo por revertir las situaciones conflictivas con las autoridades escolares.


8. Matilda pudo alejarse de la gente que le hacía daño, incluido sus padres


9. Demostró compasión en la famosa escena de la torta


10. Matilda supo que engañar estaba mal y que lo que hacía su padre no era correcto

“Nadie se volvió rico siendo honesto”

Su padre era un estafador profesional y trató de hacer que sus hijos tuvieran la misma mentalidad, pero Matilda tenía muy clara la diferencia entre el bien y el mal, por lo que nunca se dejó llevar por ese tipo de pensamiento.


11. Siempre usó sus poderes para hacer el bien


12. No permitió que la ignoraran ni que lo hicieran con otros niños

Ella tuvo aliados que la ayudaron a hacer justicia dentro de la escuela. Matilda, con sus amigos y la profesora, soñaba con un trato diferente, porque la directora llevaba a cabo formas de castigo basadas en el miedo, el dolor y la humillación. Los niños tenían el mismo deseo y ella hizo que esa voz sonara fuerte.


13. Venció a sus enemigos de manera limpia


14. Fue un ejemplo de independencia para todos los niños

Cuando tenía una idea en la cabeza no había nadie que se la pudiera quitar. Así logró devorar un libro tras otro hasta convertirse en la niña más inteligente del salón de clases. No necesitaba estar acompañada, porque la soledad siempre fue su estado natural, aunque demostró ser sumamente empática cuando se vio entre niños amistosos en la escuela.


15. ¡Logró lo que quería!

 

¿Tienes otro punto que agregar? ¡Compártelo con nosotros en los comentarios!

Puede interesarte