Por Andrea Araya Moya
19 junio, 2021

Meadow, de 22 años, aún extraña a su padre y no supera su partida. Era su “todo”.

En noviembre del 2013, y con solo 40 años, uno de los actores más queridos de Hollywood perdía la vida en un accidente automovilístico mientras iba de copiloto en un lujoso Porsche rojo que chocó contra un poste de luz. En ese entonces todo el mundo del espectáculo, en especial los fans de “Rápido y Furioso”, se deshacían en lágrimas y no podían creer que Paul Walker hubiese partido tan pronto de este mundo.

En especial cuando debido a su muerte dejaba atrás a su familia de la saga de autos y, sobre todo, a su amada hija, Meadow Walker, quien en ese entonces tenía sólo 15 años. 

Paul y Meadow vivían juntos, y hacían todo sin despegarse el uno del otro. Celebraban cumpleaños, se tomaban selfies y hasta salían de paseo a por helados para refrescarse y reír juntos.

Así lo refleja constantemente Meadow, ahora de 22 años, en sus redes sociales.

Su recuerdo más reciente fue un collage con adorables fotos de ella y su padre celebrando un cumpleaños. Junto con las instantáneas, la joven escribió un sentido “te extraño”, que refleja que aún lidia con la nostalgia y la pérdida de su padre.

Y es que la relación que ambos tenían era maravillosa. Paul miraba con amor a su hija, y ella se sentía orgullosa de su padre. Lo demostraban en cada imagen, incluso cuando eran captados por los paparazzi.

1. Un amor padre e hija realmente increíble

Meadow Walker

2. Paul siempre mostraba con orgullo a su pequeña

Meadow Walker

3. Adoraba pasar tiempo junto a ella

Meadow Walker

4. Y ella adoraba acurrucarse con su padre

Meadow Walker

5. Compartían sonrisas

Meadow Walker

6. E incluso momentos divertidos

Meadow Walker

7. Tenían los mismos pasatiempos

Meadow Walker

8. Y esos instantes de relajo que afianzan la relación

Meadow Walker

9. Paul siempre se veía feliz a su lado

Meadow Walker

10. Y no dudaba en jugar junto a su hija

Meadow Walker

11. La llevaba a cada evento al que él asistía

Meadow Walker

12. Posaba con ella como si fuese su diamante más preciado

Meadow Walker

13. Salían de paseo y se divertían juntos

Meadow Walker

14. Y compartían abrazos todo el tiempo

Meadow Walker

15. Y Paul incluso se divertía con los amigos de su hija

Meadow Walker

16. Era un padre excepcional

Meadow Walker

Y se notaba.

Meadow lo sabe muy bien y por eso siempre lo recuerda.

Era su “todo”.

Puede interesarte