Por Javiera Mc Niven
19 diciembre, 2016

No les caes mal, sólo entiende que sociabilizar se transforma en todo un desafío…

Ser parte del clan de los introvertidos, nunca es fácil. La timidez nos come en algunas situaciones y los demás nos leen como antisociales e incluso pesados. Pero lo bueno es que no es así (hablo en serio). A veces la vergüenza es más fuerte y no nos deja desenvolvernos como quisiéramos.

1. Cuando sociabilizaste mucho tiempo y necesitas tomarte una pausa


2. La gente confunde tu mirada pensativa con cara de desinteresado (o de mierda)


3. Cuando vas a ver a tu amigo y este quiere invitar más gente y… ¡no estabas preparado!

cavemancircus.com

4. Cuando tu fin de semana perfecto está en tu habitación 

– ¿Cómo estuvo tu fin de semana?

– Excelente. No vi gente por dos días. 


5. Pero sabes que debes cambiarlo porque te estás convirtiendo en un ermitaño…

imgur.com

– ¿Por qué tratas hacerme salir de mi casa?


6. Tener visitas es una pesadilla. Eres el anfitrión y eso significa conversación y sonrisa asegurada.

oh-w-t-f.tumblr.com

7. Dejan de invitarte a panoramas porque siempre los cancelas a última hora

– De verdad, perdón.


8. Demasiadas obligaciones sociales y poco tiempo para ti mismo, es igual a:


9. Cuando tienes que hacer un proyecto en grupo y conversan más de su vida privada que de la tarea que deben hacer


10. Cuando te preguntan algo inesperadamente (y hay mucha gente)


11. Cuando por ENÉSIMA VEZ, te preguntan si estás bien o por qué estás tan callado


12. Cuando coqueteas y tratas de sobresalir para que tu enamorado no crea que lo odias


13. Esa sensación de escalofríos que te invade cuando suena tu celular y no estás preparado mentalmente para contestar

– No quiero hablar


14. Cuando la gente te presiona para ser más social. Te guste o no

– Despiértame cuando me importe


15. Estás realmente emocionado por salir, pero esos buenos sentimientos no duran lo suficiente


16. Constantemente te tienen que «despertar» por estar soñando despierto (o estar en otra galaxia, simplemente)


17. Cuando llevas un libro contigo para leer y así nadie te moleste, pero otras personas lo toman como un iniciador de conversación


18. Solo tú sabes lo importante que es tu tiempo, y lo cómodo que te sientes contigo mismo

Porque aunque los introvertidos somos malentendidos constantemente, este es el mensaje: No estamos locos, deprimidos ni somos antisociales. Sólo necesitamos tiempo para estar con nosotros mismos. Solos. Y eso está bien. ¿También lo eres?

Puede interesarte