Por Antonio Rosselot
13 septiembre, 2019

Pero sorpresivamente, llorar tiene más efectos positivos que negativos para el cuerpo.

Todos hemos llegado a ese punto en que decimos «NO PUEDO MÁS» y lo único que nos queda es hacernos bolita y echarnos a llorar en medio del trabajo.

Unos prefieren ocupar el baño de la oficina, ese cubículo minúsculo en donde siempre se desata un vendaval de emociones causadas por el estrés laboral; otros son menos privados y les da lo mismo echarse a llorar en medio del centro de la ciudad, porque ya todo le importa un huevo; y nunca faltan los que, de un minuto a otro, se largan a llorar en la mitad de la fila para el almuerzo.

Fortune

Nadie está libre, y así lo reafirman las estadísticas. Una encuesta reciente llevada a cabo por Monster, un sitio web de búsqueda laboral, concluyó que alrededor de 8 de 10 personas admitieron haber derramado lágrimas en la oficina, y casi la mitad de los 2 mil encuestados (49,7%) dijo haberlo hecho más de una vez. En tanto, el 5,2% del total declaró llorar todos los días en el trabajo.

En cuanto a los factores que causan estos llantos, más del 45% señaló que fueron por mala relación con los jefes o colegas, mientras que casi un 16% culpó a la carga laboral.

Business Woman Media

Pero como dicen los religiosos, después de las tinieblas siempre viene la luz, porque llorar es algo que nos podría hacer bien en un futuro. En otro estudio, publicado por Emotion, los investigadores descubrieron que llorar efectivamente ayuda a la salud.

Después de una serie de pruebas emocionales hechas a 200 estudiantes mujeres, el estudio concluyó que las participantes que lloraron durante el experimento registraron ritmos cardíacos moderados con respiración estable, mientras que las que no lloraron tenían aquellos índices más disparados. En el fondo, la investigación dice que llorar puede mantener estable el cuerpo, mientras se regulan los patrones de respiración y el ritmo cardíaco.

Así que ya sabes, si sientes que todo va a explotar (incluido tú), aprovecha de llorar un poco, no hay nada de malo en eso. Además de botar la rabia y la tensión, ¡te servirá para vivir más tiempo!

Puede interesarte