Por Luis Aranguren
15 octubre, 2020

Un problema más común de lo que muchos creemos y que puede causar mal aliento, entre otras molestias. Cualquiera que pueda evitarlo, seguro lo hará.

Una de las formas más comunes de impresionar a esa persona que deseamos conquistar es con una boca aseada y con buen aliento. Aunque seguro muchos hacemos caso a las recomendaciones odontológicas, hay problemas que pueden ir más allá y hacer que nuestra salud bucal no parezca la mejor.

Uno de estos problemas son las piedras en las amígdalas. Seguramente en algún momento te ha dolido la garganta y no sabes por qué.

Abadendentistas

Una de estas posibles causas son los amigdalolitos o tonsilolitos, como suelen llamar a estos pequeños cálculos que se alojan en esta área. Si no sabes dónde están las amígdalas, permítenos mostrarte, pues se alojan en la parte posterior de la faringe.

Este espacio suele tener pequeños hoyos en los que se alojan bacterias, glóbulos blancos y mucosidad.

Freepik

Y son estos mismos restos los que generan piedritas duras y pequeñas, mejor conocidas como cálculos. Quienes sufren de esto, suelen presentar 8 síntomas comunes y si no se eliminan por sí solas, lo mejor es que vayas a ver a un médico.

Antes de revisar tu boca a ver si están ahí, es probable que sientas lo siguiente:

1- Mal aliento

2- Dolor de garganta

3- Tos

4- Amígdalas hinchadas

5- Dificultad para tragar

6- Sensación de tener algo atorado en la garganta.

7- Dolor de oídos

8- Piedras de amígdalas blancas visibles

Mientras los cálculos sean pequeños y no haya síntomas, no debes preocuparte, pues tu cuerpo seguramente los eliminará solo. Sin embargo, al notar una molestia insistente es probable que requieras algún tratamiento para evitar que sigan creciendo.

Por supuesto hay algunas actividades que puedes hacer en casa para evitar que se mantengan ahí:

1. Irrigador de agua de baja presión

Una de ellas es usar un irrigador de agua o solución salina de baja presión, esto además de limpiar el agua facilita la salida de los tonsilolitos. Una persona con tendencia a producirlos, puede hacerlo con regularidad para evitar que se formen.

Solo deberán tener cuidado de evitar que cualquier cálculo de la amígdala caiga detrás de la lengua, pues podría ser tragado.

Getty Images

2. Enjuague bucal sin alcohol

Usa enjuage bucal sin alcohol, mientras menos bacterias haya en la boca mucho menor será la probabilidad de que estos cálculos blancos se creen. Lo puedes adquirir en cualquier farmacia y, además de tu garganta, cuida de tus dientes.


3. Gárgaras de agua con sal

Otra solución mucho más natural es hacer gárgaras de agua con sal, para eso deberás mezclar media cucharadita de sal en una taza de agua tibia. Esto sirve para aliviar también el dolor de garganta y la irritación.


4. Gárgaras de vinagre de sidra de manzana

Un remedio un poco más agresivo pero igual de recomendado son las gárgaras con vinagre de sidra de manzana. Esto debido a su capacidad de diluir los materiales de los que están hechos los amigdalolitos (solo ten cuidado de no usarlo mucho pues podría causar caries).

Your

5. Hisopos húmedos

Entre las opciones también están los hisopos de algodón, para ello Medical News Today recomienda humedecer ligeramente la punta y no pasarlo muchas veces. Además se deberá evitar tocar el área media de la garganta para evitar arcadas.


6. Cepillo dental

El último sería utilizar nuestro cepillo dental, hay que voltearlo y usar la parte sin cerdas para presionar las amígdalas.

Existe una posibilidad de lastimar esa área, por lo que este método no es muy recomendable, pero lo que sí es recomendable es cepillar bien. Al limpiar los dientes y la lengua con dedicación, existe menos posibilidad de que se produzcan cálculos en las amígdalas, pues se reduce la cantidad de bacterias.

Freepik

Esperemos que esto te pueda servir, ante cualquier complicación recuerda ir a tu médico de confianza pues él siempre tendrá la solución.

Puede interesarte