Por Fernanda Peña
17 marzo, 2017

¿Cómo pudieron?

Según el portal TMZ, la modelo de 21 años llamó a la policía en la madrugada de este jueves, cuando notó algunas piezas de joyería faltantes en su dormitorio de la mansión de Hollywood Hills. Jenner temía que el presunto ladrón de sus joyas todavía estuviera en la propiedad de 4.800 metros, que compró por 6.5 millones de dólares. 

En seguida comenzó el despliegue de la policía y los agentes de inteligencia.

También comenzaron a llegar las agencias de noticias.

Pero tras una primera inspección, los oficiales no encontraron ningún indicio de intrusos al interior de la mansión. Ni tampoco encontraron ningún forcejeo que diera cuenta de un robo. Los policías sospecharon que hubo “trabajo interno”.

Así es, “trabajo interno”.

Resulta que Kendall tuvo algunos invitados para una fiesta la noche del miércoles.

Pero una fuente de Daily Mail dijo que lo que ocurrió fue que Kendall dejó a sus amigos solos en su casa poco antes de la medianoche, y regresó justo después de la una de la mañana. Y allí encontró su caja de joyas abierta. Entonces, decidió llamar a la policía.

Ahora la policía supone que el presunto ladrón sabía muy bien dónde Kendall guardaba sus joyas. Pero aún tratan de esclarecer si no fue un asalto, sino un hurto, dado que los “extraños” eran invitados.

Ya ves Kendall, no se puede andar confiando en todo el mundo. 

 

Puede interesarte