Por Gillian Armstrong
23 febrero, 2017

Si bien el chico esperaba un bello mensaje para su gran día, recibió todo lo contrario.

A las abuelas siempre las vemos como personas amables, tiernas y que quieren lo mejor para nosotros. Siempre preocupadas por el detalle y de hacernos sentir bien -y sobretodo, de darnos mucha comida-. Pero debemos aceptar que para nuestros cumpleaños no esperamos precisamente que nos regale ese atuendo que nos encanta o el último juego de video de Play Station. Y esta vez, la predicción del presente no deseado nuevamente se volvió a cumplir, sólo que la abuelita ni se percató de lo que estaba dando.

La mujer llegó a ver a su querido nieto en su gran día y no encontró una mejor idea que regalarle una linda tarjeta de cumpleaños que pueda expresar todo lo que lo quiere y lo admira.

Es así como esta señora escogió una que se puede ver a un chico dibujado en palitos con una copa en su mano y que abajo describe todas las cualidades del joven: «Genial, Maravilloso, Asombroso, Tremendo».

Muy lindo, sin duda.

Si bien en un principio el chico, Henry Fraser, encontró todo esto bastante tierno posteriormente se sintió completamente insultado.

Lo que no se dio cuenta esta abuela es que las cuatro primeras letras de cada palabra -las cuales estaban destacadas- formaban en inglés lo que significa Gilipollas.

«Recibí esta tarjeta de cumpleaños de parte de mi abuela. Este sentimiento es hermoso, pero ella no se dio cuenta de lo que la carta estaba tratando de decir»

Definitivamente el hecho de que una abuela regale esta tarjeta hace que todo esto sea realmente gracioso.

Gaby Logan:

«@henryfraser0 Me encanta, ella estará mortificada. Feliz Cumpleaños x»

Henry Fraser:

«@GabbyLogan Esto me hizo el día! No quisiera herirla contándole la verdad. Y gracias :-)»

Henry nos hizo reír a todos mostrando su foto y el inocente error ha terminado en una historia divertidísima.

Fraser ha adquirido muchos seguidores después de publicar un video pintando con su boca. El joven tuvo un accidente el año 2009 haciendo buceo, lo que lo dejó paralizado desde los hombros hacia abajo.

A pesar de todo, no creemos que la abuela de Frasier piense que su nieto es un gilipollas y le agradecemos de que a tantos nos haya sacado unas buenas risas. 

 

 

 

 

 

 

Puede interesarte