Por Lucas Rodríguez
23 agosto, 2019

Cuando estamos con nuestros amigos más queridos, no necesitamos un gran evento, solo su compañía.

La amistad es una de las características de los seres humanos más valiosas de todas. Son muy pocas las especies aparte de la nuestra que desarrollan relaciones de mucha cercanía, sin ninguna otra razón aparte de disfrutar de la presencia del otro. Podríamos llegar a decir incluso que son la clave que nos hizo avanzar, surgir por sobre el resto de las especies y convertirnos en los amos y señores de nuestro planeta. Pero dentro de las amistades, todos sabemos que tenemos distintos tipos de amigos. Hay unos que queremos ver en ciertas ocasiones y a otros en otras. 

En la cima de todos estos, están esos amigos que nos gustaría tener cerca en todo momento. Esos que sabemos que son capaces de compartir la situación que sea, en algo completamente inolvidable.

Pixabay

De acuerdo con este artículo vivencial de The Guardian, son esas personas las que debemos mantener más cerca de nuestro corazón. Es cierto que todos tenemos uno o más amigos a los que admiramos, con los que sabemos que quizás no vayamos a pasar la tarde más divertida o a emerger con las mejores anécdotas, pero de los que aprendemos cada vez que nos cruzamos. Ellos son muy importantes también, pero esos con los que no tenemos como dar un paso en falso, son los que hacen que la vida valga la pena. 

Pixabay

Puede que se diga que la mayor prueba de amistad es cuando un amigo está ahí cuando tenemos un problema con el que no podemos ir a ver a nadie más. Eso es cierto, pero también hay otra muestra que es igual de importante: poder aburrirte junto a tu amigo. Esas personas con las que podemos simplemente sentarnos en una habitación, acompañados quizás por un poco de música pero nada más, pero aun así terminar teniendo un momento maravilloso, son realmente maravillosos. Ten en cuenta que no son muy fáciles de encontrar, así que si los tienes, atesórales como si fueran estatuas de oro con buen sentido del humor. 

pixabay

Con el ritmo de vida y la velocidad que nuestras vidas a veces parecen tomar, puede ser muy fácil perder de vista a nuestros amigos más queridos. Por esto es muy importante tomar en cuenta las distancias y las dificultades, con el fin de hacerse un tiempo y un espacio dedicado solo a esas personas que nos hacen sentir como nadie más lo logra. 

Pixabay

Es un desafío, pero uno que nos da las mejores recompensas de todas.

 

 

 

Puede interesarte